Presidentes latinoamericanos condenaron las manifestaciones golpistas en Brasil

El presidente argentino, Alberto Fernández, repudió «el intento de golpe de Estado» en Brasilia y, como presidente pro tempore de la Celac y el Mercosur, llamó a los países miembros a unirse «en esta inaceptable reacción antidemocrática que intenta imponerse en Brasil».

Así lo manifestó el jefe de Estado argentino en su cuenta de Twitter, donde aseveró: «La democracia es el único sistema político que garantiza libertades y nos obliga a respetar el veredicto popular».

 

«Quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional», añadió Fernández respecto a la toma del Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema), en Brasilia.

En tanto, el presidente de Chile, Gabriel Boric, calificó como “impresentable” el ataque contra los edificios de los tres poderes en el distrito federal de Brasil. “El gobierno de Brasil cuenta con todo nuestro respaldo frente a este cobarde y vil ataque a la democracia”, agregó.

 

Por su parte, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, afirmó que “el fascismo” decidió “dar un golpe” en el país sudamericano, le dio toda su «solidaridad a (el presidente Luiz Inácio) Lula (da Silva) y al pueblo de Brasil» y subrayó que “es hora urgente de reunión de la OEA (Organización de Estados Americanos) si quiere seguir viva como institución.

 

El titular del Ejecutivo ecuatoriano, Guillermo Lasso, que al igual que Boric, Petro y Fernández estuvo en la asunción de su par brasileño, condenó «las acciones de irrespeto y vandalismo perpetradas a las instituciones democráticas en Brasilia» que «atentan contra el orden democrático y la seguridad ciudadana». «Expreso mi respaldo y el de mi Gobierno al régimen de Lula legalmente constituido», añadió.

 

En tanto, el Canciller de México, Marcelo Ebrard, manifestó «el pleno respaldo» de su país «al Gobierno del Presidente Lula electo por voluntad popular». En la misma red social, el diplomático rechazó «cualquier intento en contra de las instituciones democráticas que se ha dado ese pueblo hermano».

La cuenta de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Twitter publicó su respaldo al presidente brasileño que asumió por tercera vez el 1 de enero.

El expresidente de Bolivia Evo Morales también se solidarizó con el líder del Partido de los Trabajadores de Brasil.
«Condenamos y repudiamos las acciones golpistas de bolsonaristas que asaltaron el congreso y otras instituciones democráticas de #Brasil. Nuestra solidaridad con el hermano Lula y pueblo brasilero. La derecha bolsonarista sigue el ejemplo de Trump y no admite su derrota», tuiteó.

Por su parte, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez le envió su «respaldo» a su par brasileño y condenó «enérgicamente los actos violentos y antidemocráticos que ocurren en Brasil, con el objetivo de generar caos e irrespetar la voluntad popular expresada con la elección del presidente Lula».

Redaccion-Uno