Tras la asunción de Lula, Bordet habló de lazos de hermandad y de nueva oportunidad para Entre Ríos

Ha llegado el día. Luiz Inácio Lula da Silva es el nuevo presidente de Brasil. Al filo de las tres de la tarde, hora de Brasilia, el dirigente del PT ha jurado ante el Pleno del Congreso como 39° mandatario del país.

Es el inicio de su tercer mandato y la consumación de una resurrección política tras su paso por la cárcel. El líder más reconocido de la izquierda latinoamericana, de 77 años, vuelve al poder para terminar con cuatro años de deriva de ultraderecha. En su intervención, el presidente ha prometido “reconstruir Brasil” tras el período de Jair Bolsonaro.

Lula no ha perdido el tiempo. Apenas asumido, ha firmado una serie de decretos que derogan otros anteriores firmados por su predecesor, Jair Bolsonaro. Destaca el relacionado con la portación de armas, una norma que Lula consideró “criminal” en parte de su discurso de investidura. “Brasil no puede y no quiere las armas en manos del pueblo. Brasil necista seguridad, libros y cultura”, dijo.

Entre otras medidas, Lula firmó un decreto que garantiza el acceso a la información y otro que establece un programa que pretende terminar con la deforestación en el Amazonas. Han sido todas medidas que apuntan al corazón del espíritu del Gobierno de Bolsonaro.

Desde Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet celebró la asunción en este inicio de 2023 del brasileño. En redes sociales, recordó que “son muchos los lazos que hermanan” a Entre Ríos con Brasil. Y mencionó, al respecto: “La producción y el comercio, pero también nuestros ríos, la cultura, la historia y la identidad”.

 

diariode_web