Finalmente, el Indec no publicará los datos provisorios del Censo 2022

El 15 de agosto último, el Indec debería haber dado a conocer los datos provisorios del Censo 2022, a cinco meses del día oficial de relevamiento. El dato de población difundido horas después, según los cuales la Argentina tiene 47.327.407 habitantes, fue resultado de una “tendencia de campo”, de acuerdo con fuentes oficiales, pero puede variar en un millón de personas, o incluso más, según especialistas.

Dos meses después de la fecha pautada, el Indec confirmó que no revelará la información prometida. El organismo informó que esperará directamente a los resultados definitivos.

Una serie de errores provocaron una pérdida de millones de datos necesarios para cumplir con el calendario de divulgación establecido inicialmente. Los datos definitivos, que recopilarán la información no disponible actualmente, estarán recién en 2023, aunque el Indec podría dar a conocer la población por localidad entre fines de este año y el próximo. La diferencia entre las fechas es de gran importancia para los gobernadores e intendentes.

Los resultados provisorios, que arrojarían la cantidad de habitantes por distrito, por ejemplo, se iban a elaborar con las llamadas “planillas resumen”. Se trata de los formularios que debían llenar los censistas el mismo día del relevamiento para hacer una estimación fidedigna de cuántas personas hay en el país.

Por falta de fondos, de capacitación, errores y dudas en día del operativo, ausencias en los domicilios e imposibilidad de cruzar los datos, entre otros inconvenientes -de acuerdo con diversas fuentes-, el Indec evaluó que esos datos “no permiten reflejar íntegramente los totales preliminares de la población existente en cada una de las jurisdicciones del territorio nacional”, en un comunicado difundido un día antes que este informe.

“Los datos de las planillas resúmenes no cumplen con los estándares que requiere el Instituto para la difusión de información estadística precisa. El equipo técnico se encuentra trabajando directamente con la combinación de la información relevada en las cédulas censales y la base de datos del censo digital”, agregó el organismo.

De acuerdo con testimonios de los censistas, muchos de ellos no sabían cómo proceder ante determinadas contingencias, por ejemplo, al encontrarse con un domicilio sin sus moradores. También, las cuentas de las planillas hacia arriba de la estructura censal -que conforman una pirámide para llegar al número final- tenían errores de conteo.

La estructura censal estuvo compuesta, por primera vez, por más de un 50% de ciudadanos voluntarios. En operativos anteriores, la mayoría de los censistas fueron militares y docentes. Sin embargo, el Indec no se encargó directamente de convocar a todas las personas, sino que delegó esas funciones en los municipios y en las provincias. De acuerdo con los testimonios recopilados por La Nación, hubo presencia de militancia y organizaciones sociales, particularmente en los despliegues en barrios vulnerables.

Redaccion-Uno

A %d blogueros les gusta esto: