Cresto y Ostrovsky vuelven a Concordia para continuar con sus campañas

Por Alicia Margot Zobala Fuerte, especial para Diario del SUR Digital

 

“Volvé Enrique que eshto es un despelote”, le dijo Calucho a su hijo hace un par de meses. “Francolini usha el munishipio para hasher shu campaña”.

Las palabras de papá Calucho quedaron resonando en los oídos de Enriquito, mientras este sacaba cuentas con los dedos de sus manos, los meses que estuvo ausente en su ciudad. Papá tiene razón, le confió a uno de sus allegados. “Volveré y seré millones”, pensó para sus adentros. “Octubre es un mes caro al sentimiento peronista y es proclive para el comienzo de mi campaña”, confesó a una persona allegada a la familia.

Enrique nunca pensó que al regreso lo haría con otro funcionario renunciado hace unas horas y también candidato para el 2023, José Carlos Ostrovsky. El ex funcionario se había desempeñado en la Casa de Entre Ríos y al parecer hubo ciertos manejos desprolijos, por lo que le quitaron el sillón mullido que hasta ayer hacía uso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Como es de estilo y garantizando su presunción de inocencia, podemos decir que Ostrovsky está en carrera y competirá con Alfredo Francolini, Eduardo Cristina, Eduardo Caminal y otros que están en la gatera para las elecciones del 2023. Ostrovsky cuenta con un partido propio que se denomina “Arriba Concordia” y tampoco se descarta que pueda ir en una futura alianza con el Frente Cambiemos. Habría que ver qué dirán las agrupaciones “Permanencia” y “Los Cortachurros”, que conforman el ala crítica del Ostrovskismo.

Volviendo al regreso de Enrique Cresto, se supo que la última semana se perdieron todas las biromes que habían en la Municipalidad. Nadie podía firmar nada. Desde el fondo de la Secretaría Privada del Intendente se escuchó un grito que decía… “Ajusten bien las cuentas, que el debe tiene que quedar igual al haber, todo valor que entró por una cuenta, debe salir por la misma”, mientras un paisano que se encontraba haciendo cola para pedir un subsidio, dijo “A mi lo único que me entró es el hambre, hace dos horas que estoy esperando ser atendido”.

Para terminar con mi columna de hoy, les cuento otro detalle no menos importante. Este lunes 3 de octubre a las 7 horas, todos los funcionarios de gobierno deben presentar sus respectivas renuncias al Intendente Enrique Cresto. Eso generará pánico y hasta se piensa que algunos se cortarán los dedos de la mano o las pondrán en un microondas para zafar de rubricar la dimisión. Pero Enriquito no es tonto. Realizará dos o tres cambios. Los endulzará, se confiarán y en diciembre, pum, unos cuantos volverán a comer polenta.

 

Redaccion-Uno

A %d blogueros les gusta esto: