Desde la Federación Agraria sostienen que “es un error de Bordet quitar el Ministerio de Producción”

El dirigente de Federación Agraria Argentina (FAA) Seccional Entre Ríos, Alfredo Bel, habló de la llegada de Juan José Bahillo a la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, y de las implicancias que tiene para la provincia.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Bel dijo que la incorporación de Bahillo al Gabinete nacional “fue algo sorpresivo” ya que el viernes anterior habían tenido “una reunión institucional por temas de gestión en la provincia”. Consideró que “ha sido degradado porque antes ocupaba un Ministerio y ahora va a pasar a una Secretaría” aunque aclaró que “él asciende al máximo lugar en el ámbito nacional que representa ser el interlocutor de todas las actividades productivas que tiene el país que son muchas”.

“Con Bahillo tenemos trato y una buena relación desde el primer momento en que se incorporó a la política, cuando fue diputado e intendente y siempre tuvimos un buen diálogo con él”, destacó. “Es un hombre de mucho contacto con las entidades y de mucho diálogo”, valoró.

No obstante, planteó que “acá la cuestión es cómo van a encarar la política que representa hasta ahora una serie de restricciones, de complicaciones, de definiciones fundamentadas en la visión que tiene del país el Instituto Patria, que es el que ha definido desde el arranque el vínculo con el sector, y que son todas restricciones, cupos para exportar, falta de capacidad para definir el momento de exportar o vender; permisos, y montones de dificultades en la política fiscal porque este gobierno, desde la primera ley que adoptó en 2019 ha profundizado la presión fiscal”.

Como ejemplo de esa presión, mencionó que “este año se aumentaron las retenciones en la soja para hacer un fideicomiso en trigo que ha sido un fracaso; eso representó a los ingresos del Estado 300 millones de dólares adicionales en una cosecha de soja, y como pasa siempre fueron a un solo Molino que es Cañuelas, que está en convocatoria de acreedores y tiene una deuda proporcionalmente mayor a la de Vicentin, y le dieron casi 2.000 millones de pesos para que salga a reventar el sistema de la molinería argentina”. “Así se maneja este gobierno; hay 170 molinos en Argentina de los cuales solo cuatro se inscribieron en ese régimen, el resto tiene hoy la competencia desleal de quien tiene el subsidio del Estado”, criticó.

“No estamos de acuerdo con estas cosas y ese es el desafío que se tiene hoy para ir ordenando y tratando de poner estas cosas en un sentido práctico y de sentido común que nos permita vislumbrar condiciones de mejoras internacionales con los precios que son más atractivos para el sector pero que no se aprovechan. Hoy hay desdoblamiento cambiario, presión fiscal, y todo el sistema que hace que el productor quede totalmente desacoplado de esas condiciones internacionales. Hoy se trabaja para subsistir, con extremada cautela, y si queda algún pequeño excedente se debe al esfuerzo que hace el productor para tener buenos rendimientos, se ve claramente reflejado en la compra de maquinarias”, analizó.

Resumió ante esto que “son grandes los desafíos que tiene (Sergio) Massa y su equipo, en el que ahora está Bahillo para ir pensando estas cosas, porque no es solo el tipo de cambio. El problema principal es el desdoblamiento cambiario y la brecha, pero el productor no cobra en dólares. Y el productor tiene hoy una herramienta que es guardar algo de la soja; el que puede porque la mayoría no guarda porque debe pagar las cuentas, insumos, combustibles y demás,  y lo hace con la soja”.

Finalmente, dijo que “es un error de (Gustavo) Bordet” haber modificado la estructura del Gabinete provincial eliminando el Ministerio de Producción.  “No es bueno, más allá de que tenemos una muy buena relación con el ministro (de Economía, Hugo) Ballay y con Franco Ferrari que también va a tener responsabilidad en Ambiente que es un punto clave en esta dinámica productiva que tenemos”, aseveró.

“Pero necesitamos un Ministerio, no puede faltar un Ministerio para la actividad productiva. Quizás era ambicioso el espacio que tenía el ministro Bahillo porque era un Ministerio grande, pero se necesita un interlocutor para un sector como tiene Entre Ríos con tantas actividades: citricultura, economías regionales, forestación, arroz, avicultura, horticultura, ganadería, los seis cultivos principales. Todo eso requiere de un actor principal que tenga capacidad de estar en el Gabinete, que tenga posibilidad de ir con la dinámica que no le pide al Estado más que condiciones para trabajar, como caminos, conectividad, educación rural, Enersa y cooperativas”, concluyó.

Redaccion-Uno

A %d blogueros les gusta esto: