Tras el escándalo, trasladan a cuatro jugadores de Patronato para declarar ante la Fiscalía

Los futbolistas son acusados de haber golpeado a dos mujeres policía y al árbitro Jorge Baliño, cuyos fallos -y los del VAR- fueron decisivos para que el equipo de Chiqui Tapia ganara 2-1 un partido clave por el descenso.

Los cuatro jugadores y el entrenador de arqueros de Patronato de Paraná que fueron detenidos anoche tras el partido contra Barracas Central, por agresiones a efectivos policiales, esperan declarar durante esta mañana a través de una videoconferencia con la Fiscalía a cargo de Eventos Masivos.

Justo Giani, Juan Pablo Barinaga, Axel Rodríguez y Marías Pardi, más el entrenador de arqueros Damián González, pasaron la noche demorados en la Comisaria Vecinal 10 A de Floresta tras la denuncia por «lesiones» efectuada por efectivos de la Policía de la Ciudad, luego de los incidentes al final del partido que los entrerrianos perdieron por 2-1 por la Liga Profesional con Barracas Central, en la cancha de All Boys.

Según trascendió esta mañana, la fiscal Celsa Ramírez ordenará a las 9 el traslado de los jugadores de Patronato detenidos a la Fiscalía General de la Ciudad para tomarles declaración. Se los acusa de golpear a dos mujeres policía y al árbitro del partido, Jorge Baliño.

Los detenidos recibieron en las primeras horas de esta mañana la visita del vicepresidente de la AFA, Marcelo Achile, quien se interiorizó de la situación. Los incidentes, que terminaron con cuatro efectivos lesionados con traumatismos y contusiones, se produjeron sobre el final del partido.

Ya en la medianoche, y por disposición de la Fiscalía de Eventos Masivos, a cargo de Celsa Ramírez, fueron detenidos los cuatro futbolistas y el entrenador de arqueros de Patronato. La Fiscalía dispuso las detenciones por infracción a los artículos 96 y 230 del Código Penal y los jugadores fueron trasladados a la Comisaría Vecinal 10 A de la Policía de la Ciudad ubicada en la calle Chivilcoy 453 casi esquina Avellaneda, en Floresta.

El partido había terminado en un escándalo. El entrenador de Patronato, Facundo Sava, salió enfurecido y, luego de «tocar» al árbitro Baliño, que con sus fallos terminó perjudicando a su equipo, sostuvo que tenía «ganas de llorar, ir a casa y no dirigir nunca más».

«Tengo ganas de llorar, irme a casa y no dirigir nunca más», le disparó Sava a la transmisión oficial del partido en el que los paranaenses sufrieron una expulsión y la anulación de dos goles, el segundo de ellos para cobrar un penal en favor de Barracas Central absolutamente imperceptible hasta para el propio Baliño, que actuó en complicidad con el VAR.

Sava había sido expulsado por Baliño cuando éste le gritó «cagón», en medio de las habituales sospechas que se ciernen sobre los arbitrajes cada vez que juega Barracas Central, algo que hasta puso en su momento al técnico riverplatense, Marcelo Gallardo, con «la guardia alta» cuando debió enfrentar recientemente al «Guapo» por Copa Argentina.

Oscar Lenzi, presidente de Patronato, después del encuentro manifestó estar «muy caliente por el robo que se le cometió a nuestra institución. Personalmente me siento estafado, porque ya teníamos sospechas de lo que podía hacer Baliño, que siempre se portó mal con nosotros».

Fuente: Tiempo Argentino

Redaccion-Uno

A %d blogueros les gusta esto: