Cumbre Piquetera: avanza la confluencia callejera de las organizaciones sociales

La reunión de las diferentes organizaciones no llegó a un acuerdo integral para convocar un plan de lucha en común, pero ambos sectores anunciaron que participarán y apoyarán las medidas que tomen cada una de ellos.

Las organizaciones sociales alineadas con el gobierno protestaron hoy con decenas de asambleas a la vera de las rutas, algunos cortes y acciones en todo el país. La medida impulsada por la UTEP de Juan Grabois fue resuelta en una serie de asambleas realizadas el martes de la semana pasada de las que participaron de manera solidaria los dirigentes de la Unidad Piquetera con Eduardo Belliboni a la cabeza.

De la jornada también participaron la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Ricardo Peidró y Hugo “Cachorro” Godoy. Sin compartir el reclamo del salario universal, la Unidad Piquetera participó en forma solidaria con un acto en el Obelisco. En el acto de cierre, el líder de la UTEP hasta ahora identificado con el Frente de Todos lanzó un fuerte mensaje al gobierno: «¿Para qué te pusimos ahí Alberto?», arrancó para luego en forma más directa señalar que «es obvio que esto no da para más. Si no te gusta el salario universal, inventá otra cosa».

Ya el viernes pasado, en el local central del PO, se había realizado una reunión común entre las organizaciones sociales oficialistas también conocidas como el triunvirato de San Cayetano (UTEP, CCC, Barrios de Pie Somos), y las organizaciones independientes e identificadas con la izquierda agrupadas en la Unidad Piquetera.

Allí se acordó una acción común contra la criminalización de la protesta social y la ofensiva judicial contra las organizaciones que se realizó el martes en la provincia de Jujuy y en la Casa de esa provincia en la Ciudad de Buenos Aires. Al mismo tiempo se había conversado sobre la posibilidad de una medida común cuyos detalles se ajustarían luego de un cuarto intermedio que se mantendría hasta el final de la jornada de lucha de hoy miércoles.

Es que, si bien en ambos sectores hay coincidencia acerca de la necesidad de rechazar la política de ajuste que anunció la ministra de Economía Silvina Batakis, no existe homogeneidad alrededor del pliego de reclamos. Mientras que las organizaciones oficialistas defienden la necesidad de avanzar en el proyecto de salario universal que garantiza un ingreso de $14 mil para todos los trabajadores desocupados y en condiciones de precarización, las Unidad Piquetera exige la universalización de los programas vigentes hoy valuados en $22 mil, un bono de $20 mil y, entre otros puntos, la creación de un plan de obras públicas y vivienda para generar un millón de puestos de trabajo.

Finalmente la cita se produjo a partir de las 17 horas del miércoles de la que participaron representantes de más de 50 organizaciones sociales que coincidieron en la necesidad de enfrentar la persecución a las organizaciones en su lucha contra el hambre y la pobreza. Sin embargo, de la reunión no surgió por el momento un plan de lucha convocado en común aunque sí el compromiso mutuo de participar de las acciones que cada uno de los bloques protagonizará en los próximos días. Así lo manifestaron en una conferencia de prensa unificada que realizaron luego de las deliberaciones.

En primer lugar, el mismo jueves la CCC y la UTEP convocaron a una marchacontra la criminalización de la protesta que irá del Obelisco a la Corte Suprema de Justicia de la que, adelantaron, participarán también columnas de las organizaciones que integran la Unidad Piquetera.

Por su parte, la Unidad Piquetera anunció una medida nacional para el próximo 27 de julio con una marcha a la Plaza de Mayo de la que invitaron a las organizaciones del triunvirato de San Cayetano en general y a la UTEP en particular. Eduardo Belliboni sostuvo que “vamos a movilizar fuertemente el 27 a Plaza de Mayo, contra el ajuste y por todos los reclamos. Un ajuste que golpea por igual a los barrios y a los trabajadores. A esta acción hemos invitado a la UTEP que, coincidiendo en muchos puntos, quedó en debatir la posibilidad de confluir. Vamos también contra la criminalización de la protesta social, por eso participaremos mañana, a las 10:00 en el Obelisco, de la movilización convocada por la CCC contra la persecución”.

El dirigente continuó señalando que “para que esta crisis no termine de demoler los ingresos populares, es necesario un paro nacional y un plan de lucha, medidas que seguimos reclamando a la CGT. La movilización del 17 de la CGT no tiene reclamos y es tarde, necesitamos salir ahora a defender los salarios y todos los reclamos populares”.

Para el dirigente «hay un proceso de confluencia y unidad. Está en discusión una gran jornada de lucha el 27 de julio, esperamos que se sumen».

Esteban «Gringo» Castro, secretario general de la UTEP participó de la reunión. Allí insistió en lo que había señalado en la jornada de ayer en la puerta de la Casa de Jujuy destacando la confluencia con la Unidad Piquetera: «hubo allanamientos en comedores y merenderos que son el núcleo de nuestras organizaciones. Que no aflojaron ni en pandemia, que fueron capaces de dar de comer, cuidar y organizar la vida de millones de personas. Esto es lo que hoy ataca el poder fáctico: económico y político que se pusieron de acuerdo en avasallar a los pobres. Por eso estamos construyendo la unidad para no permitir el avasallamiento del poder judicial y político. Esta unidad debemos cuidarla”. A la vez, ratificó la necesidad de avanzar con el salario básico universal.

Redaccion-Uno

A %d blogueros les gusta esto: