Concordia: Peligra la vida de una joven por la burocracia del Iosper

Una familia de Concordia denuncia a la obra social de la provincia por no recibir una medicación fundamental para su hija. Cada mes deben renovar el pedido y en ocasiones no les llega. Esta situación lleva 10 años.

A días de las elecciones para renovar autoridades, el Instituto de Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) sigue envuelto en cuestionamientos y polémicas.

A las impugnaciones de listas y candidatos, acusados de violencia, como el actual presidente Fernando Cañete; y críticas de distintos sectores por las falencias de sus prestaciones, se sumó una nueva denuncia

Así dio cuenta Roque Roballo, padre de Siomara, una joven de Concordia que se encuentra en un delicado estado de salud y no recibe el medicamento que necesita en tiempo y forma.

Según consigna diario EL SOL-Tele5, la familia de la paciente se vio obligada a recurrir una vez más a la justicia para conseguir que le prevean un costoso remedio del Siomara depende para poder vivir.

Al respecto, el Roque Roballo reveló: “Una vez más estamos en esta pelea. Desafortunadamente, el Iosper volvió a incumplir con Siomara. Nosotros hicimos el pedido de la medicación el día 9 de junio y el 21 de junio nos enteramos de que el Iosper no lo había autorizado”.

“Después de toda la semana pasada de gestiones y de charlas con la gente de Iosper de Concordia, el viernes a la noche, a última hora, Isoper manda la medicación con un chofer desde Buenos Aires. Fue una sorpresa desagradable la que nos encontramos al abrir la caja porque habían mandado cualquier cosa”, continuó narrando.

Brindando más detalles, indicó: “Habían mandado un genérico de la medicación que usa mi hija. Ella hace nebulizaciones especiales, que se llama Ventavis y van en un nebulizador especial que provee el laboratorio Bayer. Es un nebulizador inteligente para ese tipo de nebulización que mide la dosis exacta”.

“Me negué a recibir lo que mandaron. Desde el Iosper me decían que aplicara eso (el medicamento genérico) porque era lo mismo y no pasaba nada. Obviamente, yo no lo hice porque es la palabra de un administrativo contra la palabra de un médico, de un tratamiento médico de la fundación Favaloro”, explicó.

Posteriormente, comentó notablemente angustiado: “Estamos sin respuestas. Desde el sábado a la noche que Siomara está postrada en una cama sin medicación, sin moverse”.

Roque Roballo, padre de Siomara, la joven que necesita el costoso medicamento.

En cuanto al accionar legal, Roballo dijo: “Hicimos una presentación en la Justicia con mi abogado, esto termina con Recurso de Amparo, vamos a pedir una medida cautelar”.

“Lo mismo de siempre. Una vez más tenemos que andar golpeando las puertas de Tribunales. Siomara ya no se mueve, así que tendrá que ir el médico de Tribunales hasta la casa”, añadió.

Más tarde, recordó: “Estamos atrás de una medicación que hace 14 años que Siomara la recibe. Hace 10 años estoy afiliado al Iosper y cada 30 días la estoy pidiendo. Ellos saben cuál es la medicación. Yo me paso de una letra o de un número fuera de tiempo y Iosper me deja sin la medicación. Yo cumplo a rajatabla los pedidos de la medicación, pero ellos te la pueden mandar cuando quieren y te pueden mandar lo que quieren”.

En relación con los riesgos que corre la joven por la faltante del medicamento, su padre expresó: “Hace 15 días, Siomara salió de estar internada en terapia intensiva en el sanatorio Garat. Por las condiciones climáticas, tuvo una bronquitis y se le complicó por su estado de salud. Ella tiene hipertensión pulmonar y está muy vulnerable”.

“Corre riesgo su vida porque estas nebulizaciones ella las usa para respirar. Esa es la parte que el Isoper y los médicos que auditan el Iosper no entienden. Solamente un enfermo o alguien que padece una hipertensión pulmonar sabe que el Ventavis es para poder respirar”, advirtió.

Para concluir, Roballó manifestó: “Desde el domingo Siomara está acostada con los pies para arriba y yo tengo que salir a alquilar un tubo de oxígeno porque no queda otra; ella no puede respirar. Es más, el médico cardiólogo de ella de acá no puede hacer mucho porque en Concordia no son atendibles estas patologías; son atendibles en los centros de alta complejidad. Por eso ella se trata en la fundación Favaloro”

Redaccion-Uno

A %d blogueros les gusta esto: