Ley de Alquileres: sin acuerdo en índice de ajuste ni duración de contratos

Las comisiones de Legislación General y Presupuesto de la Cámara de Diputados de la Nación fueron citadas para hoy a las 13 con el propósito de debatir las modificaciones a la Ley de Alquileres, que ya fueron analizadas hace un mes en Legislación General que firmó tres despachos.

El tratamiento legislativo para la revisión de la norma sancionada en junio de 2020 se había iniciado el 5 de abril. La intención era que se consensúen modificaciones en el plazo de 30 días. El debate, en efecto, se ha extendido más allá de esos plazos originales.

El tema divide posiciones entre el oficialismo y un conjunto de bloques opositores, ya que mientras el Frente de Todos propone mantener la norma votada hace tres años, Juntos por el Cambio junto al Interbloque Federal propone introducir cambios sustanciales.

Las principales diferencias entre el oficialismo y los bloques opositores es que mientras el FdT mantiene los principales ejes de la ley votada en 2020, es decir los tres años de contrato y la actualización anual con un índice entre inflación y aumento salarial, JxC y el IF proponen volver a los dos años y ajustes acordados entre las partes.

En cambio, coinciden en los beneficios impositivos para permitir que no paguen Bienes Personales por 15 años aquellos que pongan sus viviendas en alquiler, aunque con un monto tope de 30 millones de pesos, y los monotributistas.

Consultado por UNO, el representante del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos, José María Armándola, apuntó que “hay pocas expectativas positivas” respecto de que surja una norma positiva para el sector.

Participante del debate nacional en el Congreso, reiteró el alineamiento con lo planteado por el Consejo Federal de Colegios Inmobiliarios (Cofeci). Básicamente se centra en dos puntos: la reducción de tres a dos años para la duración de las relaciones contractuales, y la libre determinación o negociación del ajuste del monto del alquiler.

“Mantenemos la postura que venimos sosteniendo hace tiempo. Se han venido haciendo modificaciones a la ley que perjudicaron la seguridad jurídica. La oferta de propiedades se retira”, planteó acerca del impacto actual en el mercado.

Además, en torno al índice de actualización conforme a la inflación, recordó que estudios han dado cuenta de que los ajustes que se negociaban entre las partes, generalmente quedaban siempre debajo de la inflación real, lo que lo hacía más conveniente incluso para los inquilinos.

“Los alquileres se mueven por la financiación privada. Es decir que la oferta de propiedades es por la inversión privada, no por alguna regulación o intervención del Estado. El locador es además el financista del constructor privado; hoy eso se ha afectado”, graficó Armándola acerca del comportamiento del mercado debido a los vaivenes jurídicos.

“Hoy la oferta es escasa”, reseñó acerca de la disponilibidad de propiedades para alquiler, en cualquier segmento.

Al Estado le pidió que facilite el acceso al crédito y que domine la inflación.

Redaccion-Uno