Sergio Urribarri aseguró que no hay pruebas de corrupción en su contra y se definió como una “amenaza” para la oposición

“En ninguno de los casos por los que se me juzgó se pudo comprobar, no hay testigos”, se defendió el exgobernador entrerriano.

Tras ser condenado a ocho años de prisión por delitos de corrupción, hecho por el que el Gobierno lo desvinculó como embajador en Israel, Sergio Urribarri insistió esta mañana en que durante el juicio no se presentaron pruebas en su contra y denunció que “hay un vínculo muy directo” entre el Ministerio Público Fiscal de Entre Ríos y la oposición.

“En ninguno de los casos por los que se me juzgó se pudo comprobar, no hay testigos, no hay pruebas. Cuando se trata de fundar la sentencia faltan hojas, pruebas”, se defendió el exgobernador entrerriano en declaraciones radiales.

Urribarri habló de la “liviandad” de la sentencia, del “mamarracho de la condena”. En diálogo con Ernesto Tenembaum por Radio con Vos, el referente del peronismo dijo: “Gracias a Dios hay una instancia de apelación, medida que se presentó hace 48 horas”.

“Se me juzgó por la instalación de un parador en Mar del Plata para difundir turismo, se me juzgó por la contratación de carteles en ruta, se me juzgó por la colocación de carteles y solicitadas contra los fondos buitres y por cuatro spots de acciones de gobierno. Fueron acciones que se juzgaron en actitudes, te diría, incomprensibles”, dijo Urribarri.

El ahora exembajador dijo que incluso Eugenio Zaffaroni hizo un documento donde fue “contundente cuando dice que la sentencia no funda cómo se llegó a que Uribarri actuó con dolo”.

Meses atrás, para el Tribunal que enjuició a quien entonces todavía estaba a cargo de la representación de Argentina en Israel, quedó probado que su cuñado, el empleado del Senado Juan Pablo Aguilera, era el propietario de unas imprentas que realizaban la mayoría de los trabajos cuando Urribarri era gobernador.

“Aguilera es ante todo un referente del PJ incluso antes de que yo llegue a gobernador. Se construyó sobre él un relato que nada tiene que ver con la realidad. No tiene relación con las empresas; sí conocidos de él son titulares de esa empresas”, sumó Urribarri.

“Mira la prepotencia y arbitrariedad con la que actuó el Ministerio Público Fiscal de Entre Ríos que ha logrado instalar como verdad indiscutible teorías. Así funciona el sistema en esa provincia”, acusó Urribarri.

Sobre la polémica en torno a la renuncia a la Embajada

A mediados de la semana pasada, un grupo de diputados de Pro presentó un pedido de informe al canciller Santiago Cafiero con relación a la situación del exembajador argentino en Israel Sergio Urribarri, quien renunció a su cargo como diplomático a inicios de abril luego de ser condenado.

A más de un mes y medio de lo ocurrido, los legisladores querían averiguar si el exgobernador entrerriano todavía percibe su salario como funcionario y si continúa viviendo en la residencia oficial donde se desempeñaba. Cuando comenzaba su entrevista radial, Urribarri dijo estar terminando de empacar para volver a la Argentina.

“El mismo día que se conoció la condena puse mi renuncia a disposición del Presidente y lo aceptó, al otro día le envíe la renuncia digital al canciller Santiago Cafiero. Lo concreto es que se aceptó la renuncia y no tengo otra cosa que agradecer al Presidente y a la Vicepresidenta por esta tarea”, dijo quien supo ser gobernador de Entre Ríos.

Respecto de su festejo el 25 de mayor dijo que fue “modesto, fue mi despedida”. Según Urribarri, “mi tarea finalizo hace 48 horas, no es un tema que se resuelve de un día para el otro”.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.