El Becario financia junto al Conicet becas doctorales para profesionales entrerrianos

El trabajo conjunto del Becario con el organismo nacional dio como resultado la cofinanciación de tres becas doctorales para profesionales de la provincia. Las investigaciones están relacionadas con el perfil productivo, socioeducativo y económico de Entre Ríos.

Los servicios que brinda el Instituto Becario se financian fundamentalmente con el aporte proveniente del ejercicio de las profesiones liberales, tributo que retorna en becas para estudiantes y profesionales entrerrianos. En este marco el organismo provincial acordó la cofinanciación junto al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de tres becas de posgrado doctorales, aportando y apostando al desarrollo de los profesionales de Entre Ríos.

“Para nosotros es un orgullo acompañar a los profesionales en esta instancia de su formación. La misión que tenemos en el Becario es justamente otorgar becas y acompañar a estudiantes entrerrianos en todas las etapas del sistema educativo. A través de estas becas doctorales no sólo apostamos al desarrollo profesional de los destinatarios de las becas, sino también a la producción de conocimientos para nuestra provincia”, dijo el director del organismo autárquico, Sebastián Bértoli, en la reunión que mantuvo con los jóvenes profesionales beneficiarios de las becas.

Durante el encuentro, los profesionales contaron sus experiencias particulares en sus campos específicos de estudios, y también acerca de las investigaciones que realizan a través de la beca cofinanciada.

Uno de los beneficiarios es Eduardo Alfaro, licenciado en Economía, quien realizará una investigación sobre las trayectorias socioeducativas de los becados del Becario, quien explicó que uno de los fines de la misma es “nutrir las políticas públicas que lleva adelante el Instituto”.

Los becados doctorales y las investigaciones

Los beneficiarios de estas becas doctorales son tres. Una de ellas es Justina Pierotti, ingeniera agrónoma, recibida en la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos, y fue becada por el Instituto Becario los últimos años del secundario y durante toda su carrera.

Ahora el organismo provincial la acompañará en su estudio doctoral el cual tiene como tema principal el desarrollo de estrategias para el manejo de las poblaciones del psílido asiático, diaphorina citri, vector de la enfermedad de HLB de los cítricos. Su lugar de trabajo será en el INTA Concordia.

Por su parte, Eduardo Alfaro es licenciado en Economía, estudió en la Universidad Nacional del Litoral y actualmente trabaja en el Centro Interdisciplinario de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas (Ciefce) de la Universidad Nacional de Entre Ríos. En dicho espacio se desarrollará la investigación acerca de las trayectorias e integración socio educativa y laboral de las y los becados del Instituto Becario.

Asimismo, Manuel Jorge Hadad, ingeniero químico recibido en la Universidad Nacional del Litoral, trabajará en la Estación Experimental Agropecuaria Paraná (EEA Paraná), Centro Regional Entre Ríos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Por lo que, para su beca doctoral dará cuenta de la remediación de suelos y aguas en agroecosistemas de Entre Ríos, para lo cual desarrollará herramientas tecnológicas para el monitoreo ambiental.

Comienzos

A mediados de 2020, el Instituto Becario mantuvo reuniones con la Secretaría de Ciencia y Técnica de la provincia a través de las cuales, se estableció la posibilidad de avanzar sobre becas doctorales. Las mismas fueron planteadas con el cofinanciamiento entre el Instituto Becario y el Conicet.

De este modo, y en esa oportunidad, el secretario de Ciencia y Técnica, y miembro del Directorio del Instituto Becario, Jorge Gerard, explicó: “Para formar doctores lo usual es que los jóvenes accedan a becas del Conicet, por lo que se vuelve un campo competitivo. A pesar de que hay cierta distribución geográfica y vacancia, en Entre Ríos, si bien ha ido aumentando en los últimos dos años, no pasan de 15 becas anuales de doctorados. Por eso es necesario tomar decisiones a mediano y largo plazo”, dijo Gerard en sus conceptos que van en línea con la política establecida por el Becario.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: