EE.UU. flexibiliza el envío de dinero y los viajes a Cuba “para empoderar al pueblo”

Las medidas representan un alivio tras el endurecimiento del bloqueo dispuesto por Donald Trump. Para el gobierno cubano, “son positivas pero de alcance muy limitado”.

El gobierno de Estados Unidos dispuso este lunes dar marcha atrás con algunas medidas adoptadas hacia Cuba por Donald Trump al anunciar que flexibilizará las restricciones de viajes a la isla y a las remesas de dinero a familiares.

Las medidas representarán un alivio del enfoque dispuesto por Trump (2017-21) y se aproximan en algo a la política de deshielo que había puesto en marcha Barack Obama, aunque no llevarán la situación al punto del histórico acercamiento ocurrido desde 2014.

Una declaración el Departamento de Estado norteamericano anunció que la embajada de EEUU en La Habana comenzará a procesar más casos de cubanos y buscará entregar 20.000 visados antes de fin de año, además de retomar los 100.000 expedientes pendientes que se acumularon desde 2017.

El gobierno de la isla expresó horas después que las modificaciones son “positivas pero de alcance muy limitado” y lamentó que el Departamento de Estado “utiliza un lenguaje abiertamente hostil, acompañado de calumnias tradicionales y nuevas falacias puestas de moda en los últimos meses, demostración de que no han cambiado los objetivos de la política de los Estados Unidos” contra Cuba.

La cuestión de las visas está relacionada con el plan para restablecer el Programa Condicionado de Reunificación Familiar para Cubanos, que había brindado una forma legal para que las familias cubanas se reunieran en Estados Unidos.

Mientras mantuvo su dotación diplomática reducida, Estados Unidos había pedido a los cubanos que tramitaran sus visas, personalmente, en su representación en Colombia y Guyana, una sugerencia imposible de cumplir para cualquier isleño.

Además, Washington aprobó promover los viajes profesionales y educativos ampliados en grupo, y retomar las licencias de viaje que también fueron suspendidas durante la administración Trump y que permitían a los estadounidenses ir a la isla.

Entre las medidas anunciadas figura el levantamiento del tope para las remesas familiares, actualmente de 1.000 dólares por trimestre, así como la autorización de donaciones a personas que no sean parientes.

Este paso –probablemente el de mayor repercusión dentro del conjunto de anuncios- habilita que los envíos se hagan a través de cualquier banco, excepto Fincimex, la financiera de los militares cubanos sancionada por EEUU.

Según el documento, se volverán a autorizar los vuelos comerciales a aeropuertos al interior del país, en vez de solamente a La Habana.

Washington además permitirá la asistencia financiera a emprendedores por parte de bancos estadounidenses, así como pagos al sector privado dentro de Cuba y el uso de la banca virtual para esas transferencias.

Sin embargo, se mantendrá la vigencia de una lista de empresas vinculadas con el gobierno y las Fuerzas Armadas de Cuba con las que los estadounidenses tienen prohibido hacer negocios.

“Vamos a lograr que las remesas fluyan más libremente hacia el pueblo cubano, sin enriquecer a quienes cometen abusos contra los derechos humanos”, anticipó poco antes del anuncio formal un funcionario no identificado, según el portal de noticias Euronews.

En cambio, los viajes individuales “de persona a persona” no se restablecerán, dijeron los funcionarios.

Según un comunicado del Departamento de Estado, entre sus propósitos está el de fomentar «las oportunidades comerciales fuera del sector estatal al autorizar el acceso a la tecnología de nube ampliada, las interfaces de programación de aplicaciones y las plataformas de comercio electrónico”.

“Exploraremos opciones para expandir el apoyo de opciones de pago adicionales para actividades basadas en Internet, pagos electrónicos y negocios con empresarios cubanos independientes. Trabajaremos para ampliar el acceso de los emprendedores a las microfinanzas y la capacitación», señaló la dependencia que encabeza Antony Blinken.

El texto destaca que la administración Biden está trabajando “de manera expedita para efectuar estos cambios, que se implementarán a través de los pasos que se tomen y los cambios regulatorios realizados por los departamentos y agencias relevantes en poco tiempo».

Según el Ejecutivo, las medidas buscan «aumentar el apoyo al pueblo cubano de acuerdo con nuestros intereses de seguridad nacional”.

Cuba denuncia que EE.UU. fomenta un estallido social

El anuncio de las medidas se dio en la misma jornada en la que el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, acusó a Estados Unidos de poner en marcha “campañas de desinformación” en la isla para “provocar un estallido social”.

Estados Unidos “recurre a viejas tácticas con modernas técnicas para crear aquí un clima de inseguridad ciudadana, lo que fue muy evidente en la campaña para desmovilizar la celebración del 1 de mayo, pero ese día hubo una aplastante y masiva respuesta del pueblo a favor de la Revolución”, remarcó Díaz-Canel, en la clausura de la quinta sesión extraordinaria de la IX Legislatura de Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

Además que protestar por la decisión de EEUU de no invitar a la isla a la Cumbre de las Américas del mes próximo -Washington “debería tener la capacidad y la valentía de escuchar a todos”, dijo-, Díaz-Canel advirtió sobre la pretensión de la potencia norteña de “provocar un estallido social” en la isla mediante campañas de desinformación “en plataformas tecnológicas impulsadas desde la embajada de Washington en La Habana”.

“Ciegos de frustración, el imperio y sus asalariados acuden a viejas prácticas de ataque con modernas técnicas de guerra no convencional”, afirmó, según la agencia Prensa Latina.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: