Femicidio de Belén Olote: “Esto nos hace abrir los ojos”

Natalia, amiga de Belén Olote, admitió que su femicidio “fue inesperado” y que no sabían que sufría violencia. Dijo que Gustavo Rochi las ayudaba en el fútbol.

El femicidio de Belén Olote (26) a manos de su ex pareja Gustavo Rochi en María Grande tiene conmocionadas las poblaciones de la localidad que la vio morir el sábado, así como a Estación Sosa, el pequeño pueblo donde la chica había vuelto a vivir con sus padres, y Viale, la ciudad donde estudiaba para ser profesora de Educación Primaria. Una de las amigas de la víctima la recordó, habló de su asesinato y del femicida, que era parte de su entorno.

“La noticia nos impactó a todos. Fue inesperado”, expresó Natalia, en diálogo con La Radio de UNO, por La Red Paraná 88.7. Compartía con Belén el equipo de fútbol femenino del Club Deportivo Sosa. “Hace poco tiempo empezó el fútbol femenino y ella fue de las que primero se sumó”, recordó.

Consultada por señales o indicios de que Belén haya estado en situación de violencia de género ejercida por Rochi, como se supo luego del femicidio, Natalia indicó que esas circunstancias no llegaban al grupo de amigas. “Lo único que sabíamos era que tenían muchas idas y vueltas, pero nunca nos manifestó que había sido golpeada o cosas así. La veías tan feliz y no te imaginabas que podía estar pasando algo así”, dijo.

“Al ser un pueblo tan chico, uno lo veía en otros lados y pensábamos que no nos iba a pasar a nosotros”, admitió la chica de Estación Sosa.

Pero remarcó que el femicidio de Belén cambiará el modo de vivir en el poblado. “Esto nos lleva a abrir los ojos y prestar atención cosas, aunque sea pequeñas, que antes quizás dejábamos pasar”, sugirió.

“Rochi nos ayudaba e la cantina”

La muchacha contó que en el equipo también conocían a Gustavo Rochi, el femicida que está internado en el hospital San Martín luego de querer suicidarse tras matar a Belén. “El ambiente del fútbol era muy familiar. (Rochi) Siempre la acompañaba y teníamos relación también con él. Nos ayudaba con la cantina o lo que sea, compartía momentos con nosotros también. Es muy impactante que haya hecho eso”, recalcó Natalia.

Finalmente, expresó: “Pedimos Justicia, que no sea una más y que él pague lo que tenga que pagar por lo que hizo. La familia quedó destrozada, al igual que todo el pueblo”.

Luego de las masivas y sentidas marchas realizadas este lunes en reclamo de Justicia por el femicidio, este miércoles en la plaza Centenario de María Grande se hará otra movilización convocada por allegados y amigas de la joven asesinada el sábado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Uno

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.