Líneas de colectivos evalúan una reducción de frecuencias ante la escasez de combustible

A pesar de que abril presentara mejores condiciones, desde la Línea 2 explicaron que a fines de marzo únicamente podían conseguir 500 litros de gasoil, la mitad de lo que se utiliza en una jornada laboral.

Daniel Lapalma, integrante de la Cooperativa de Trabajo 12 de Octubre (Línea 2), explicó que en su caso particular “estamos con inconvenientes a la hora de comprar el gasoil diario”.

Según sus palabras, actualmente “estamos consiguiendo 1000 litros por día, lo que es suficiente” para una jornada completa de trabajo. Sin embargo, la semana pasada “estábamos consiguiendo nada más que 500 litros”.

Al respecto, Lapalma destacó que “estamos a principio de mes y parece que las estaciones de servicio están un poco mejor en cuanto al combustible disponible”, por lo que no descarta una futura escasez.

En lo que respecta a la Línea 2, unos “800 litros diarios como mínimo nos alcanza para cubrir lo que gastamos en un día”, pero “necesitamos 1000 litros para recuperar un poco y tener una reserva”, aclaró Lapalma.

Aumento del combustible

Por otro lado, el representante de la Cooperativa 12 de Octubre valoró que “la rentabilidad está ausenta hace ya varios años y, sobre todo, con la pandemia”, pero “el aumento del gasoil complica un poco más toda esta situación, sin lugar a dudas”.

Además, reconoció que esta “es una situación similar para todos, porque si no tenés gasoil no podés salir” y, a pesar de que “en abril arrancamos un poco mejor que a finales de marzo, para lo que es el presupuesto que se armó del costo del boleto, un litro de gasoil a $1.30 es caro”.

No obstante, dicho precio “es bueno para las circunstancias que estamos viviendo, porque por debajo del $1.20 ya no se puede conseguir”, incluso cuando “YPF lo tiene publicado a $111, pero no nos entrega ni una gota siquiera”.

Reducción de las frecuencias

Debido a esto, Lapalma adelantó que “si no se consigue el combustible” en un futuro, “se podría reducir la frecuencia de la línea”, pero “eso sería lo último que se haría” porque “el esfuerzo que se aplica a diario para conseguir el gasoil necesario es inmenso”.

“Reducir la frecuencia del servicio sería lo más caótico que nos podría pasar, porque nosotros necesitamos trabajar todos los días” ya que “se necesita ese ingreso”, reconoció. No obstante, consideró que “hay un montón de inconvenientes en el medio”.

Es por eso que “esta semana seguramente vamos a estar presentando un pedido de reunión a los concejales para comunicarles cómo está la situación” y los diferentes obstáculos que enfrentan las empresas dedicadas a este servicio. “No hay un solo inconveniente, viene complicándose todo y es una situación que vive todo el país”, puntualizó Lapalma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Río Uruguay

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.