Argentina productiva 2030: el plan para duplicar exportaciones y sacar de la pobreza a 9 millones de personas

El Gobierno anunció el plan Argentina Productiva 2030, un programa para el desarrollo productivo, industrial y tecnológico • Tiene como objetivo crear 2 millones de puestos de trabajo, sacar a 9 millones de personas de la pobreza y llevar las exportaciones a u$s 174 mil millones, todo en un plazo entre el 2022 y el 2030.

El plan fue presentado este martes al mediodía por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en el Centro Cultural Kirchner, en el marco de un encuentro del Consejo Económico y Social (CES). En el escenario estaban presentes el presidente, Alberto Fernández, junto al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el titular del CES, Gustavo Beliz. “Tenemos el plan macro que aprobó el Congreso el FMI y este plan de desarrollo, ahora nadie va a poder decir que no tenemos plan”, aseguró una alta fuente del Gobierno.

Desde la Sala Argentina, observaron sentados más de 400 personas, entre gobernadores, intendentes, académicos, investigadores, empresarios y sindicatos. Estaban presentes desde Daniel Funes de Rioja (UIA), hasta Héctor Daer (CGT), que ante la consulta de este diario aseguraron que tienen “expectativas” sobre el plan. En el Gobierno lo definieron como un programa “transgrieta”, que constará de un libro con un análisis sectorial de 2000 páginas con el punto de partida, las metas y los caminos para cada actividad económica.

Si bien este plan estaba siendo trabajado desde el año pasado, Kulfas comenzó el discurso asegurando que es el “momento adecuado” para lanzarlo, luego de “dos años muy duros”. A diferencia de otros planes industriales presentados durante los distintos gobiernos, explicó que este es “novedoso”, debido a que no está basado en sectores, sino en “10 misiones productivas”.

Se trata de un concepto de la reconocida economista italiana Mariana Mazzucato, quien visitará el país en junio. Las determinaron “misiones productivas”, debido a que tienen como misión resolver problemas (ya sea económicos, sociales, o ambientales), que involucran oportunidades para el aparato productivo. El plan también tuvo apoyo de las universidades y de la Cepal, cuya titular, Alicia Bárcena, estuvo reunida este lunes durante 3 horas con Alberto Fernández.

En primer lugar, Kulfas detalló los objetivos generales del programa: generar 220 mil puestos de trabajo por año, donde al menos la mitad sea ocupado por mujeres, reducir la pobreza en 1 millón de personas por año, crear 12 mil empresas por año (100 mil hasta 2030), en donde el 70% de las firmas esté por fuera del AMBA, cumplir los objetivos climáticos del Acuerdo de París y reducir la desigualdad, al bajar el coeficiente de Gini de 0,43 a 0,38. “Hoy estamos bien en crecimiento del PBI, creciendo en empleo, pero seguimos flojos en distribución del ingreso”, contó uno de los impulsores del programa.

• 10 misiones productivas

De las 10 misiones productivas, 9 son llamadas “misiones industrializantes”, que son: Desarrollar la economía verde para una transición ambiental; Producir más bienes y servicios ligados a la salud; Impulsar la movilidad del futuro con tecnologías nacionales; Equipar a las fuerzas armadas y de seguridad con mayor producción nacional de alta tecnología; Adaptar la producción de alimentos a los desafíos del siglo XXI; Digitalizar empresas y hogares para aumentar las capacidades tecnológicas del país; Desarrollar el potencial minero con cuidado del ambiente; Modernizar y crear empleos de calidad en los sectores industriales tradicionales y, potenciar encadenamientos productivos a partir del sector primario para generar más trabajo y más desarrollo.

La misión número 10 es la de “desarrollo exportador”, que a mencionarla, fue la más aplaudida del auditorio por los presentes: duplicar las exportaciones para hacer “sostenibles” las mejoras sociales y económicas, para llevarlas de las actuales u$s 87 mil millones a u$s 174 mil millones. “Estamos en niveles récord de exportaciones, con el mejor primer bimestre desde que existen registros”, afirmó Kulfas desde el CCK.

Según pudo saber este diario, el “grueso” de esta alza de las exportaciones vendrá de la energía y minería. A modo de ejemplo, fuentes consultadas mencionaron que minería podría pasar de u$s 3.000 millones de exportaciones anuales a u$s 13 mil millones, solo con los proyectos que se están poniendo en marcha. Pero además, se tendrán en cuenta todos los sectores transables, como el agro, foresta, hidrógeno, pesca, acuicultura, ramas industriales, hidrocarburos, servicios basados en conocimiento y turismo.

Hacia adelante, estas 10 misiones tendrán plazos fijados: implicarán que se lleven adelante 30 reuniones multisectoriales de acá hasta diciembre, desde Ushuaia a la Quiaca, lideradas por el doctor en Sociología, Daniel Schteingart. A fines de 2022, se presentará el documento final, y a partir de marzo de 2023, se establecerán las etapas de implementación. No habrá políticas iguales para cada sector, por ejemplo una baja generalizada de impuestos, pero si habrá herramientas transversales a las 10 misiones: financiamiento, asistencia tecnológica, capacitación laboral, política exportadora y compre local.

• Consensos hacia afuera y hacia adentro

“Le pongo expectativas”, aseguró a Ámbito Paula Bibini, dirigente de la UIA, a la salida del CCK. “Nos parece ambicioso, es bueno que se aborde el largo plazo, los objetivos serán cumplibles si hay diálogo”, agregó Bibini, quien integra el Consejo Económico y Social y estuvo al frente del anuncio, a pocas sillas del Presidente. En cuanto a la meta exportadora, planteó que la dificultad pasa hoy por la “falta de financiamiento” a las pymes del sector industrial. “Necesitamos exportar más manufacturas de valor agregado”, planteó la empresaria.

Por su parte, Héctor Daer, titulara de la CGT, opinó sobre la meta de creación de empleo. “Por supuesto que es viable. Lo que necesitamos es infraestructura, después tenemos todo para crecer”, aseguró a Ámbito. Además, volvió a enfatizar en la “necesidad” de que los salarios le ganen a la inflación.

“No vamos a ser Suecia en 2030”, afirmaron fuentes del Gobierno, pero aseguran que el diagnóstico y los lineamientos de política podrán ser transversales más allá de los gobiernos. La palabra “consenso” y “diálogo” fueron las más repetidas en los discursos de Fernández, Massa y Béliz. Las limitaciones, creen, serán más “políticas” que económicas. Aseguran que la oposición podrá sumarse a las mesas de debate. La presencia de Massa en el anuncio buscó asegurar que los proyectos de ley necesarios para el desarrollo industrial se aprueben: hubo 6 iniciativas que salieron con “consenso” del Consejo Económico y Social el año pasado, y todavía no se aprobó ninguno.

Para la elaboración del plan productivo, también hubo debates hacia adentro del frente. “Los debates fueron entre exportaciones versus mercado interno. Pero eso es una falsa contradicción”, contaron desde el equipo económico. La presentación del plan asegura que el crecimiento del PBI es fundamental: por cada 1% de crecimiento, crece el empleo asalariado en 45 mil puestos, se crean 3000 empresas y 300 mil personas salen de la pobreza. Pero por cada punto de crecimiento, las importaciones lo hacen en 2%. “Sin los dólares no podemos financiar el crecimiento y es imposible bajar la pobreza”, agregaron fuentes oficiales.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.