Frigerio: “Plantear candidaturas es ir a contramano de lo que la gente espera de nosotros”

El diputado nacional Rogelio Frigerio (Juntos por el Cambio-Entre Ríos) analizó la situación del país en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la interna del oficialismo frente al tema, y la creciente inflación. Además se refirió al megajuicio por corrupción que se sigue al ex gobernador Sergio Urribarri, a las pretensiones electorales de dirigentes del radicalismo provincial y a la posibilidad de internas en Juntos por Entre Ríos.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Frigerio dijo que ve la situación del país “con mucha preocupación” porque “la realidad económica y social de la gran mayoría de las familias argentinas es angustiante y si se agrega un gobierno que está partido, que no tiene iniciativa, que gestiona mal, que no toma en cuenta cuáles son las prioridades de los argentinos para ponerlos en la agenda, la preocupación aumenta”.

Sobre los dichos de Alberto Fernández respecto de la inflación, dijo que “el Presidente está en funciones hace más de dos años y está claro que la inflación es una de las principales preocupaciones de los argentinos, no sé por qué espera hasta el viernes para darle batalla a este flagelo que hace que el sueldo rinda cada vez menos”.

Y definió que “eso forma parte de una agenda del gobierno divorciada de la agenda que le preocupa a la gente y las consecuencias son éstas: somos el país que más inflación tuvo en febrero, casi 5% de inflación en un solo mes, superamos hasta a Venezuela en inflación mensual y el Presidente se va a tomar hasta el viernes para darle batalla. Es una muestra cabal de cómo estamos y cómo está el gobierno”.

No obstante este escenario, el legislador marcó: “En las recorridas que hago permanentemente, de estar al lado de los comerciantes, los productores, los emprendedores de la provincia lo que percibo de la gente es que nadie baja los brazos a pesar de sentirse a la deriva con un gobierno nacional que rumbea para el lado equivocado. La gran mayoría siente que no hay porqué sentirse condenados a vivir de esta manera y todos se ilusionan en que un futuro distinto es posible si la política empieza a priorizar el sentido común por encima de cualquier otra cosa”.

“Argentina tiene alta inflación hace por lo menos 50 años, y se debería tratar de encontrar un común denominador que generan que Argentina no tenga moneda, que el sueldo valga cada vez menos, y ese común denominador es el Estado deficitario, el Estado que recaude lo que recaude nunca le alcanza para cubrir sus gastos. Ese es el común denominador que acompaña a la inflación, y también un Estado que apela a la emisión monetaria para cubrir ese bache. En Argentina, en este momento, el fenómeno monetario es el denominador más importante y en consecuencia hay que atenderlo”, explicitó.

Al respecto, cuestionó que “en Argentina seguimos con la fiesta de darle a la maquinita de hacer pesos para cubrir cualquier gasto, cualquier eventualidad, a pesar de que tenemos una de las presiones impositivas más altas del mundo”.

Como salida a la situación planteó que “la política le debe a la gente hacer un ejercicio de introspección, de mirar para dentro del Estado y ver qué gastos no son indispensables, qué gastos no le llegan a la gente, no le cambian la vida a la gente para mejor, qué gastos están vinculados con privilegios de la política, y empezar a cortar con esos gastos para atender el problema de la inflación y para que haya una verdadera reducción y alivio impositivo para la gente y los sectores de la producción que es el primer paso para empezar a generar empleo, que es la principal preocupación de los entrerrianos”.

Acuerdo con el FMI

Consultado por la sanción del proyecto de acuerdo con el FMI en la Cámara de Diputados y las diferencias al interior del gobierno, aseguró que con ello “surge a la luz el engaño de lo que fue la propuesta electoral de 2019. El kirchnerismo armó una propuesta electoral para ganar una elección que no era verdadera, no había una construcción de una coalición de gobierno y los resultados se ven ahora. La irresponsabilidad de gran parte del gobierno de no acompañar el pedido del Presidente para que Argentina no caiga nuevamente en default marca a las claras las dificultades por las que estamos atravesando”.

En ese contexto, remarcó que “si no fuera por los votos de Juntos por el Cambio hoy Argentina estaría a pocos días de entrar en default” y recordó que “incluso no todos los legisladores nacionales de Entre Ríos votaron afirmativamente”. “Era un pedido importante del Presidente no porque yo crea que con el acuerdo con el Fondo se pueden empezar a solucionar los problemas que le quitan el sueño a los entrerrianos –falta de trabajo, inflación, inseguridad, el avance del narcotráfico, educación, corrupción- pero sí estoy convencido que sin este acuerdo estaríamos aun peor, y lo que tenemos que priorizar desde la política es a la gente y no especulaciones electorales o cuestiones partidarias”.

Megajuicio por corrupción

Sobre las acusaciones en su contra que efectuó el abogado Raúl Barrandeguy –que lo tildó de nazi- durante los alegatos de defensa del ex gobernador Sergio Urribarri, Frigerio explicitó: “No tengo la vocación de seguir estos juicio no porque no crea que la lucha contra la corrupción es fundamental para empezar a cambiar el rumbo de la historia sino porque creo que la política debe correr por un andarivel y la Justicia por otro independiente. Es primordial que los políticos no estén todo el tiempo atrás de las cuestiones judiciales y por otro lado que la política no se judicialice”.

“No tengo los detalles de juicio, quiero como cualquier ciudadano entrerriano que finalmente haya justicia, y que si Urribarri es culpable lo condenen y vaya preso y si la Justicia determina que no lo es, que se vaya a su casa. De todos modos, entiendo que acá se probó que hubo un delito, se probó que el dinero de la gente se malversó y quiero recuperar esos recursos, y espero que la Justicia este a la altura de las circunstancias y recupere ese dinero de la gente para que se pueda invertirlo en mejores caminos, mejor educación, mejor salud. Es lo que espero como cualquier otro ciudadano de Entre Ríos”.

En relación con esto, se refirió a los contratos truchos de la Legislatura y sostuvo que “más allá del trabajo de la justicia que tiene que encontrar quiénes han sido responsables de estos hechos de corrupción probados, lo que llama la atención es que esos millones y millones de pesos no hayan sido sacados del Presupuesto, porque no eran dineros que le llegaban a la gente”.

“Cómo puede ser que después de que se probó que hubo millones y millones de pesos vinculados con contratos truchos en la Legislatura, ese presupuesto no haya sido reducido en la misma magnitud. Eso es cuestión de la política, y eso es lo que la gente está esperando de los políticos, que empecemos a pensar en la gente y no tanto en los privilegios de la política o en una agenda de la política que muchas veces nada tiene que ver con las preocupaciones del ciudadano. Hay que empezar a cambiarlo porque hay una tensión cada vez más grande entre la gente y los políticos, una grieta nueva que hace rato se está agrandando entre la política y la ciudadanía”, reflexionó.

Candidaturas e internas

Consultado por las pretensiones de varios dirigentes radicales de ser candidatos a gobernador y la posibilidad que ello derive en internas, Frigerio apuntó: “Ese tema no forma parte de mis prioridades en este momento. No estoy de acuerdo en que a pocos meses de una elección –histórica para Juntos por Entre Ríos- tengamos que seguir en campaña y planteándole a la sociedad que nuestra prioridad pasa por las candidaturas, por el rol que cada uno ocupará en el futuro, por la lucha de liderazgos. No creo que eso sea hoy lo importante”.

En contraposición, sostuvo que “lo importante hoy en Juntos por Entre Ríos es dar muestras de que estamos preparándonos para, eventualmente, gobernar la provincia en 2023. No hay tiempo ni espacio para la improvisación. Siento que en Entre Ríos se está generando una nueva ilusión, siento que los ciudadanos no se sienten condenados a vivir siempre de esta manera y que después de largos 20 años de un mismo signo político gobernando la provincia, hay una mayoría de entrerrianos que está decidida a apostar por otra cosa. Por eso tenemos la responsabilidad de no fallar, de estar preparados y de no frustrar esas expectativas”.

“Si a cuatro meses de la última elección nos ponemos a hablar de candidaturas, me parece que vamos a contramano de lo que la gente está esperando de nosotros. Yo no lo voy a hacer, cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero me parece que es algo para resolver cuando haya un calendario electoral fijado, hoy ni siquiera sabemos cuándo van a ser las elecciones. Hoy tenemos que ocupar todo nuestro tiempo y nuestra energía en prepararnos para gobernador y en cada uno ocupar su rol, el mío como legislador tratando de ponerle freno al kirchnerismo y de que el país rumbee para otro lado”, aseveró.

“Ya habrá tiempo en el futuro de plantear o discutir quién es el que mejor representa en Juntos por Entre Ríos nuestros valores y el que está más preparado para vencer al adversario político que es hoy el oficialismo y que hace largos 20 años gobierna la provincia y –desde mi parecer- no le ha encontrado la vuelta a resolver los problemas que nos acompañan desde hace tanto tiempo”, concluyó.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.