“Discusión difícil”: Rusia y Ucrania bajan optimismo al retomar conversaciones

Moscú consideró “prematuro” hacer un pronóstico luego de que Kiev hablara de firmar la paz en mayo. Poco después, el gobierno ucraniano calificó de “difícil” el diálogo.

Rusia consideró prematuro cualquier “pronóstico” sobre las negociaciones con Ucrania, que deben reanudarse este martes, después de que un consejero de la presidencia ucraniana considerara posible un acuerdo de paz antes de mayo.

“El trabajo entre las dos delegaciones (rusa y ucraniana) prosigue por videoconferencia, es un trabajo complejo, y el hecho de que prosiga ya es positivo” opinó el vocero de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

“No queremos hacer pronósticos por el momento” agregó y dijo preferir “esperar a tener resultados tangibles antes de informar a las poblaciones de ambos países”.

Previamente Oleksiï Arestovich, un consejero de la presidencia ucraniana, había estimado posible que un acuerdo de paz pueda producirse entre Rusia y Ucrania.

“Pienso que a más tardar en mayo, deberíamos muy probablemente llegar a un acuerdo de paz, y quizá mucho más rápidamente” indicó en la cadena YouTube.

El asesor de la Presidencia de Ucrania Mijailo Podoliak confirmó este martes la reanudación de las conversaciones con Rusia en el marco del conflicto, al tiempo que ha lamentado que la discusión entre las partes es “muy difícil”.

La cuarta ronda de conversaciones comenzó el lunes de forma telemática, pero fue necesario un “receso técnico” para facilitar “trabajo adicional” de subgrupos de trabajo y la especificación de ciertas definiciones, según Podoliak, que no proporcionó más detalles.

“Se han reanudado las negociaciones. Hay una discusión muy difícil entre las partes”, indicó el asesor en declaraciones a la agencia de noticias ucraniana Ukrinform.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, también indicó que las negociaciones “continúan” y afirmó que Rusia trata de “detener” la guerra.

“Puedo asegurarles que esto es exactamente lo que estamos haciendo: estamos deteniendo la guerra que el régimen de Kiev ha librado contra la población del Donbás durante al menos ocho años”, ha indicado en rueda de prensa, según ha recogido la agencia de noticias rusa Interfax.

En este sentido, afirmó que las negociaciones tienen lugar “para garantizar el estatus militar neutral de Ucrania, en el contexto de las garantías de seguridad para todos los participantes en este proceso, en el contexto de la desmilitarización de Ucrania, para que no haya amenazas para Rusia, y en el contexto de, por supuesto, la finalización de la política de nazificación del país”.

Las conversaciones entre Rusia y Ucrania comenzaron el 28 de febrero, pocos días después del comienzo de la ofensiva, pero no hubo avances sustanciales en ninguna de las sesiones.

El domingo trascendió que los equipos de negociación comenzaron a percibir ciertos puntos de contacto en las conversaciones para un alto el fuego y la suspensión de la invasión rusa en Ucrania, aunque todavía queda un largo camino para concretar posturas.

Ninguno de los dos equipos negociadores quiso concretar peticiones en público. Hasta ahora se sabía que Rusia exigía a Ucrania que reconociera las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, se olvidara de sus aspiraciones sobre Crimea y prometiera que en ningún caso se incorporaría a la OTAN, demandas inaceptables en principio para Ucrania.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.