La cuestión de fondo en torno a los entredichos entre Juan Carlos Cresto y Alfredo Francolini

A partir de sus diferencias de visión con el ex intendente Juan Carlos Cresto, en relación al Banco de Tierras y la gran demanda de viviendas para grandes sectores postergados en Concordia, Francolini aseguró ayer que el Municipio cuenta con Banco de Tierras y con el sistema de Autoconstrucción. “A las dos cosas las tenemos”, afirmó. “En el mensaje del viernes en el Concejo Deliberante, también hablamos de Techo Digno. Tenemos un Instituto de la Vivienda, donde la gente tiene que hacer normalmente los trámites como en cualquier instituto”.

Esto no es una “libreta de carnicero”, dijo Francolini en un tiro por elevación a Juan Carlos Cresto. “Acá hay un Instituto de la Vivienda y la gente tiene que ir a anotarse, tienen que participar y hay posibilidades de que se los escuche a todos.

Los terrenos que tiene el Municipio se los vende en cómodas cuotas, según el ingreso que tenga cada vecino”, explicó. Y remató: “a la gente en estado vulnerable también se la atiende. Lo que no tenemos son terrenos en la plaza 25 de Mayo, como los que quería Cresto”, en obvia alusión a Juan Carlos, presidente del Consejo Departamental del Partido Justicialista, exintendente y padre de Enrique, presidente del ENOHSA.

La única verdad es la realidad

Consultado por Diario del SUR Digital, el ex intendente de Concordia, Juan Carlos Cresto, señaló sus razones y le dio un enfoque sociológico, fundamentando que “Hay al menos en Concordia 8.000 familias que no tienen vivienda propia y no la pueden comprar. Con esa realidad, el municipio, por ejemplo, tiene que salir y comprar 100 ó 200 hectáreas entre Magnasco y Concordia. Planificar una ciudad. En 200 hectáreas vos sacás 4000 ó 5000 lotes. Le solicitás al ENOHSA que te haga cloaca y agua. Le hacés un tendido eléctrico y le vendés a las familias que no pueden comprar en 60, en 80 cuotas de x cantidad de pesos. Una cuota que sea simbólica porque hay algunos que no tienen ni para comer y esa gente de a poco se va haciendo la casa, porque los que construyen con madera de costanero es porque no tienen terrenos y lo hacen como intrusos”, aseguró.

Cresto además fundamentó que “En estos momentos se están haciendo 8 ó 10 torres, de 10 ó 12 pisos en Concordia para gente de clase media para arriba. El segmento que comprende a empleados públicos, maestros, policías, etc., clase media para abajo, compran mediante los planes de viviendas de la provincia. Y la gente con trabajo temporario, trabajo informal, desocupados y excluídos, se van agregando en la casa de sus padres. Van construyendo al fondo de esas casas. Van haciendo una prefabricada o una casilla. Lógicamente tienen problemas porque viven hacinados en una sola pieza y algunos que gobiernan Concordia, no la ven o no tienen sensibilidad, o bien no conocen el peronismo”, criticó.

Por último, indicó “Cuando Busti era intendente, recuerdo que tenía el Programa de Autoconstrucción, cuando yo era Intendente, también tenía el Área de Autoconstrucción, yo hice 500 viviendas por el sistema de cooperativas. Dejé 100 comenzadas en Benito Legerén. Ahora en ésta gestión de Enrique, hay un Programa de Construcción de 57 viviendas, que lo inicié yo en el barrio El Tero. Todo con sus piezas de bloque y techos de zinc, pero para eso hay que ocuparse. La prueba está con el barrio Lavardén que con 2 millones de pesos arreglaba el problema y no le originaba el conflicto que se originó”, agregó Juan Carlos Cresto.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.