Ratificaron la cesantía de exchofer de la Gobernación que llevaba 20 kilos de cocaína

El 15 de agosto de 2014, Revista ANÁLISIS dio a conocer un hecho escandaloso por donde se lo mire. El chofer de la Secretaría Privada de Gobernación, Marcelo Alejandro Acosta, había sido detenido con 20 kilos de cocaína en el baúl del automóvil que conducía, en la autopista Santa Fe-Rosario.

Mientras la Justicia Federal avanzó en las investigaciones penales, y en los medios se debatía la mayor o menor vinculación del apresado con el gobernador de entonces, Sergio Daniel Urribarri, hacia adentro de la administración pública entrerriana comenzó un extenso proceso para resolver la situación del “narco-chofer”, que recién parece haber llegado a una decisión final con el decreto Nº 3736 MDS, publicado en la edición de ayer lunes del Boletín Oficial de la Provincia de Entre Ríos.

La flamante norma es la última de una secuencia extremadamente lenta y cansina, que comenzó con el decreto 2588 del 2014, que salió horas después de la revelación de Revista ANÁLISIS, disponiendo el inicio de una “instrucción sumaria”, publica este martes El Entre Ríos.

Es de suponer que la ejecución de tal “sumario” resultó particularmente ardua, porque recién en diciembre de 2017 -3 años después-, cuando ya Gustavo Bordet gobernaba la provincia y había quedado atrás la gestión de Sergio Urribarri, mediante el decreto 4276 el Estado entrerriano dio por concluida la acción sumaria y dispuso la “cesantía” de Acosta, por “haberse acreditado los cargos que se le endilgaron”. O sea, haberse convertido en un “narco chofer”.

Enseguida sobrevino la apelación al cese, para el caso bajo el nombre de “recurso de revocatoria”, último intento formal de Marcelo Acosta por evitar el despido. Tuvieron que pasar otros 5 años para que finalmente, este 21 de febrero, saliera publicado el Decreto 3736 MDS, en el que se desestiman sus planteos y se confirma la cesantía.

Mientras en el plano administrativo entrerriano la cesantía era atacada por este recurso de revocatoria, en el ámbito judicial, en mayo de 2018, el juez Omar Digerónimo del Tribunal Oral Federal Número 2 de Rosario, condenó a Marcelo Alejandro Acosta a 6 años de prisión y una multa de 5.000 pesos por delitos de narcotráfico, en su caso, en el rol de transportista.

En los orígenes de la causa judicial en su contra, bajo la carátula “ACOSTA MARCELO Y OTROS S/ INFRACCIÓN LEY 23737”, se describían los hechos en estos términos: “…el agente Acosa, en las cercanías del kilómetro 19 de la Autovía Santa Fe-Rosario conduciendo el vehículo antes mencionado, transportaba en un bolso de textil sintético de colores negro y gris, 20 envoltorios de forma similar a un ladrillo rectangular con una sustancia en polvo color blanca, compactada, presumiblemente clorhidrato de cocaína”.

En cuanto a la relación de Marcelo Acosta con Sergio Urribarri, en marzo de 2015, el periodista Oscar Londero, desde accesolibre.org, publicó un documento oficial que probaba que el chofer trabajó en la casa del entonces gobernador.

La documentación ponía en evidencia que en el año 2007, cuando inició su primer mandato, el gobernador entrerriano Sergio Urribarri tuvo como jefe de mantenimiento de su residencia oficial a Marcelo Alejandro Acosta.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.