Entre Ríos tendrá el segundo Laboratorio de Osteología Forense e Identificación Humana del país

El Centro, denominación que reemplaza a la de Morgue Judicial”, contiene en sí mismo tres laboratorios: el de Tanatología; el de Anatomía Patológica Forense y en ciernes, el de Osteologia Forense e Identificación Humana. De esa articulación se desprenden los informes que con rigor científico abonan la investigación judicial.

Desde el Laboratorio de Osteología Forense se aporta “a la investigación hechos objetivos. Trabajamos en la identificación de las personas y con esa tarea intentamos devolverle a la persona su nombre, y eso significa respetar el sentido de lo que ha sido su vida. Ayudamos a su familia a cerrar esa situación de dolor que significa perder a un ser querido”, sintetizó Oscar Heit, encargado del Centro Médico Forense y responsable del Laboratorio. Para el funcionario, el trabajo sobre los cadáveres es “como trabajar sobre un libro abierto porque colectamos información para resolver un caso”.

La osteología forense es la disciplina que descifra las causas y circunstancias implicadas en la muerte de un ser humano a partir de las características y el contexto de los restos óseos.

Sobre la decisión de darle un nuevo nombre a la morgue, explicó que es un término en desuso. “Hoy hay un fundamento científico y un trabajo interdisciplinario en pos de una investigación. El Centro Médico Forense es parte de una comunidad y es importante incorporarlo a su cotidianidad y a la de la sociedad, y también al lenguaje. Su objeto de estudio, su emplazamiento y su tarea no está aislada de las vicisitudes de la vida cotidiana”.

Sobre la remodelación del edificio, que además de la construcción del Laboratorio de Osteología Forense e Identificación Humana, contempla otras mejoras y la incorporación de nuevas herramientas, detalló: “Hay una gran inversión en obras y equipamiento. El Centro ya es de referencia en la provincia y hacemos una tarea diaria para perfeccionar el servicio: se mejoró el protocolo de funcionamiento; de ingreso y egreso de cadáveres; y se implementó un manual de procedimientos y tareas específicas en las funciones y roles del personal. Eso mejora un cien por ciento la tarea porque hay roles y cada persona cumple uno específicamente y es responsable de ello”, garantizó Heit.

En ese sentido, añadió: “La tecnificación también es parte de este proceso de optimización de trabajo y recursos. Se aplica, en este caso, a la rotulación de cadáveres, lo que permite identificarlo por impresiones térmicas, reemplazando todo lo que era manual. Hoy tenemos trazabilidad a partir de códigos QR, posibilidades de almacenamiento; tecnología para estudiar en el lugar y una base de datos”, ponderó Heit.

Precisó además que en el Centro Médico Forense “diseñamos un circuito de Tanatología que le permitirá al forense ingresar y salir de la sala de autopsias por espacios específicos para evitar la contaminación de otras áreas”. Y comentó que entre los cambios figura la incorporación de pantallas smart para la observación de radiología digital y espacios para el procesamiento de los restos óseos y blandos.

Al sintetizar la tarea que ejecutan, afirmó: “No hacemos interpretaciones, trabajamos con información objetiva, y el abordaje científico es lo que colectamos para resolver un caso. Eses es el corazón de la medicina forense”, aseguró.

• Reforma  y ampliación del Centro Médico Forense

La obra consiste en una ampliación del edificio existente en Oro Verde, al que se incorpora un Laboratorio de Osteología Forense que tendrá una sala para trabajo con un sector de laboratorio para proceso de muestras y un lugar de almacenamiento de muestras esqueletizadas de una superficie de 32 metros cuadrados nuevos.

Las mejoras comprenden la sala de autopsias y las oficinas y vestuarios para médicos forenses. A su vez, se instalará una planta ablandadora de agua que abastecerá a todo el complejo debido a que la provista por el municipio de Oro Verde es muy dura y corroe las instalaciones.

La inversión asciende a 11.943.821,02 pesos, y la empresa contratista, DOPH Construcciones, dispondrá de un plazo de 90 días para la ejecución de la obra.

Los trabajos, que se desarrollan a buen ritmo, corresponden a la primera etapa y comenzaron el 29 de diciembre de 2021. La segunda, consistirá en la ampliación del sector de cámaras frigoríficas.

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.