La pastora evangelista Damares Alves es una de las figuras más repudiadas del gobierno de Jair Bolsonaro, debido a que en 2020 intentó personalmente detener la realización de un aborto de una niña de 7 años violada por su tío, luego de que la Justicia autorizara a interrumpir la gestación.

La ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos de Brasil, la pastora evangelista Damares Alves, afirmó que el embarazo infantil y adolescente está «muy vinculado» al uso indebido de la red social de videos TikTok, donde, según su visión, las niñas se exponen para «vender su cuerpo».

«Que no vengan ahora los papás y las mamás a quejarse al Ministerio de Salud, pidiendo resolver el embarazo de sus hijas, después de que su hija fue a TikTok a vender su cuerpo. Una cosa está muy vinculada con la otra», dijo durante la noche del martes Alves, al inaugurar la Semana Nacional de la Prevención en la Adolescencia.

Alves es una de las figuras más repudiadas del gobierno de Jair Bolsonaro, debido a que en 2020 intentó personalmente detener la realización de un aborto de una niña de 7 años violada por su tío, luego de que la Justicia autorizara a interrumpir la gestación.

La ministra, una de las preferidas del ultraderechista Bolsonaro, dijo que el embarazo infantil y adolescente debe continuar en caso de que ocurra: «Si queda embarazada, hay vida», aseguró.

La ministra también impulsa incluir en los programas de educación sexual a niños y adolescentes el programa «Decidí Esperar», que recomienda tener sexo apenas después del casamiento heterosexual.

La base evangelista de votantes de bajos ingresos en las periferias de la ciudades con la que dialoga Damares fue clave para la elección de Bolsonaro en 2018, ocasión en la que se acusaba con noticias falsas por Whatsapp al candidato Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, de promover la educación homosexual en las escuelas primarias y jardines de infantes.