Cientos de obreros concordienses viajan al sur del país para trabajar en la cosecha de la fruta

Ya partieron rumbo hacia el Alto Valle de Río Negro y Neuquén los primeros contingentes y durante estos días saldrá el resto. La novedad es que se les exige el esquema completo de vacunación. “Hay gente que rechaza la vacuna y pone excusas para no aplicársela, pero la gran mayoría ya estaba vacunado”, dijo el titular del sindicato, Alcides Camejo.

Viajan alrededor de 1500 personas, el 90% es de Concordia.

Los trabajadores migrantes que lleguen esta temporada a Río Negro para la cosecha de frutas deberán tener completo su esquema de vacunación contra el Coronavirus.

La exigencia fue formalizada por la Secretaría de Trabajo de esa provincia, que difundió el protocolo de actuación para garantizar la movilidad de esos obreros hacia el Alto Valle en medio del aumento de contagios de Covid-19.

El Secretario General del Sindicato de la Fruta de Concordia, Alcides Camejo, afirmó que “ni bien fuimos notificados, nos pusimos en contacto con los trabajadores para que lleven el certificado de vacunación, mínimo con las dos dosis”.

“El sábado salieron los primeros y este lunes partió otro contingente de tres micros hacia el Alto Valle de Río Negro y Neuquén”, afirmó.

Consultado por esta Agencia sobre si hubo quejas de algunos trabajadores por la normativa vinculada a la vacunación, sostuvo: “En todos lados hay gente que rechaza la vacuna y este rubro no es la excepción. Hay gente que pone excusas, que miente, que dice que no pudieron darse la segunda dosis, etc, pero fueron dos o tres. La inmensa mayoría ya estaba vacunado”.

Luego dijo que “son entre 1.500 y 1.600 las personas que viajan, pero se van largando contingentes de 200 obreros cada dos o tres días. La mayoría son de Concordia, pero también hay de Chajarí y de las ciudades correntinas de Mocoretá, Monte Caseros y Saladas.

En relación al tiempo que se quedan, Camejo indicó: “Esto es relativo, de 45 a 90 días. Depende, quienes hace 20 años que están yendo se quedan más tiempo”.

Tras afirmar que el Sindicato Obrero de la Fruta realizó las gestiones necesarias para conseguir el transporte a los obreros, Camejo destacó que “se trata de una ayuda importante porque los trabajadores hacen una diferencia de dinero”.

“No ganan fortunas, pero es un dinero extra para poder hacer alguna remodelación en sus casas, comprarse un autito más nuevo o subsistir hasta que comience en Entre Ríos las tareas vinculadas a la citricultura: sacan un sueldo de entre 120 mil y 160 mil pesos”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Apfdigital

Redaccion-Uno

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: