Denuncia de Nahir: Para la querella y fiscalía es una novela

Nahir acusó a su padre de haber matado a Pastorizzo, tanto para la querella como el fiscal esta denuncia no tiene ni pie ni cabeza.

El impacto de la denuncia judicial y mediática en la causa Fernando Pastorizzo, el joven asesinado a balazos en Gualeguaychú, provocó este viernes distintas reacciones en los participantes de la investigación. Se sabe que Nahir Galarza, ahora acusó a su padre, Marcelo Galarza, de ser el autor material de homicidio.

En la tarde de este viernes, se pudo dialogar con uno de los querellantes en la causa, Rubén Virué que no ocultó su malestar por la situación de poner permanentemente un manto de dudas a la investigación y sentencia condenatoria de la Justicia sobre Nahir Galarza.

El abogado que defendió los intereses de la madre de la víctima, explicó: “No hay ninguna posibilidad que sea así, tal como dice Nahir. Esto empezó con el libro que escribió su jefe de prensa (Jorge) Zonzini, donde se intenta desviar la atención y tratar de imponer esta hipótesis, vinculando al padre con el homicidio”

“En la causa, en la investigación y en el propio juicio, quedó muy clara la situación y es contundente la carga probatoria que marca que Nahir asesinó a Fernando. No tiene ni pié ni cabeza esta acusación, pero lo digo desde la existencia de pruebas concretas que establecen todo lo contrario a lo que ahora dice la joven”.

“Es un absurdo pensar que el policía, que tiene mucha experiencia haya hecho lo que hizo con su arma reglamentaria, sin ser visto por nadie, ni siquiera quedando en las imágenes de las cámaras de seguridad. Por el contrario, hay testigos que ven a Nahir y Fernando y en la imágenes de las cámaras esto se ratifica, incluso, una vez producido el homicidio, la que regresa sola, es Nahir”, recordó.

Sobre esta denuncia, no dudó Virué en marcar: “Me parece más bien en una historia periodística, o novela de verano en vacaciones para los medios de Buenos Aires”.

“Justo todo esto, se da en pleno análisis de la condena de Nahir en la Corte Suprema de Justicia, donde sabemos que tres Ministros ya han opinado al respecto y faltaría un solo voto”, hizo saber el querellante.

Por todo esto, no dudó en decir: “Todo esto que estamos escuchando, es un disparate total. Y cuento esto a modo de anécdota. En el momento que la Policía va a secuestrar el arma utilizada en el crimen, a la casa de Galarza, el padre se sorprende sobremanera, al verificarse que en el cargador faltaban dos proyectiles, en esa acción se dio cuenta que su hija era la responsable”.

“Venimos de historias y más historias incomprobables, algunas se analizaron y no llegaron a buen puerto, y otras directamente, los que la contaron en favor de Nahir, ni siquiera las presentaron. Lo cierto es que se intentó introducir durante mucho tiempo situaciones descabelladas para hacer caer la condena”, referenció Virué.

“Nahir podría haber acusado antes”

Ante este giro inesperado, el entonces fiscal Sergio Rondoni Caffa remarcó a Clarín el cambio abrupto en los dichos de Nahir. “Uno de los abogados de Nahir sigue siendo José Ostolaza, lo es al día de hoy y lo fue al momento del juicio. Ella le podría haber dicho eso (la acusación contra su padre) a Ostolaza y no lo hizo. Lo que dice ahora no lo dijo, primero, en las dos veces que declaró, segundo, ni cuando estuvo en el debate con el mismo abogado que tiene ahora”, señaló.

El fiscal marca que durante el juicio se probó que, cuando ocurrió el asesinato, “pasó el famoso remisero, con una mujer atrás, testigos que ven la contextura física de una mujer que coincidía con la de Nahir, que nunca es la contextura física de su padre y se aclaró eso; el parrillero (otro testigo que la ve irse de la escena); las filmaciones de las cámaras de seguridad de cuando, por varios sectores de la ciudad, se la ve con Fernando en una moto, con dos cascos. Fue la única moto que pasó en ese momento”.

Rondoni Caffa también sostiene que durante el debate judicial no hubo dudas “de los tres lugares distintos por donde pasó Nahir”, no su padre. Además, sostiene, que el padre de la condenada estaba trabajando en Gualeguay.

El crimen y la condena

La madrugada del 29 de diciembre de 2017, Nahir Galarza, según definió la Justicia, gatilló dos veces a sangre fría, con el arma reglamentaria de su padre policía, contra su novio de 20 en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú.

El asesinato, por el que fue condenada a prisión perpetua, trascendió fronteras y la convirtió en la mujer más joven del país en recibir la máxima pena del Código Penal vigente. Cuanto mató, tenía 19 años. La excepción a la regla. Recién en 2052, a los 54 años de edad, tendrá la chance de salir en libertad condicional.

La versión de que Nahir no fuese la asesina había aparecido previamente con la publicación del libro de Jorge Zonzini, ex vocero de la familia al inicio del caso, El Silencio de Nahir, crónica de un linchamiento mediático, y cobró más fuerza aún tras el divorcio de los padres de la acusada.

Cuando se sumó a la defensa de Nahir su actual abogada, Rquel Hermida Leyenda había dicho a los medios: “Hasta dudo que Nahir haya sido la que disparó”.

 

 

En esta nota

Redaccion-Uno

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: