Critican un informe de la UNER y aseguran que “Entre Ríos tiene la mayor presión fiscal de la Región Centro”

Desde la Fundación para el Desarrollo Entrerriano (Funder) criticaron un informe elaborado por la UNER que analiza la política tributaria de la provincia • Advirtieron que el estudio es pobre desde el punto de vista metodológico y sus resultados no sostienen las conclusiones que plantea • “Entre Ríos tiene una presión fiscal más alta que Santa Fe y Córdoba a pesar de que recibe -en proporción- más fondos nacionales”

El equipo de análisis económico de la Fundación para el Desarrollo Entrerriano (Funder) salió a responderle al Centro Interdisciplinario de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER, que en un informe dio cuenta de la “dispar presión tributaria que se ejerce en las diferentes provincias del país a través de Ingresos Brutos” y reveló que -en promedio- “una persona, un trabajador o una empresa radicada en Entre Ríos paga menos ingresos brutos que la media”.

La respuesta del equipo de análisis económico de la Fundación para el Desarrollo Entrerriano (Funder) advierte que el estudio de la UNER no usa los indicadores convencionales para calcular la presión fiscal, es pobre desde el punto de vista metodológico y sus resultados no sostienen las conclusiones que plantea.

En el informe, la Funder sostuvo que el estudio de la UNER “no usa los indicadores convencionales para calcular la presión fiscal”, al tiempo que afirmó que “el trabajo es pobre desde el punto de vista metodológico y sus resultados no sostienen las conclusiones que plantea”.

“Es fácil demostrar por qué. Vamos a centrarnos en Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos para explicarlo. Adelantamos el resultado: Entre Ríos tiene la mayor presión fiscal provincial de la Región Centro”, enfatizaron.

“La presión fiscal de una provincia se calcula como la recaudación impositiva dividida por el Producto Bruto Geográfico (PBG), que es el indicador que mide la actividad en el distrito. Esto lo reconoce el mismo informe elaborado por el Centro Interdisciplinario de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas (CIEFCE) de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER). Pero el estudio utiliza otros indicadores. El CIEFCE señala que la mayor dificultad para hacer un análisis comparativo de la presión fiscal en todo el país es que los datos actualizados del PBG no están disponibles para todas las provincias. Por eso, el centro de estudios propone tres cálculos alternativos: la recaudación con respecto a la población, la recaudación con respecto al número de trabajadores formales y la recaudación con respecto a las empresas registradas.  Y arma tres rankings de provincias, donde Entre Ríos queda posicionada de mitad de la tabla para abajo”, explicaron desde Funder.

“Es cierto que los datos del PBG se publican con retraso, en especial en algunas provincias. El problema es que ninguno de los tres indicadores elegidos sirve para calcular la presión fiscal y confunde más de lo que aclara. En vez de una solución, crea un nuevo problema”, advirtieron.

“Una provincia más productiva tiene un mayor nivel de actividad por habitante, por trabajador y por empresa. Y a mayor nivel de actividad, mayor recaudación. Por eso son inadecuados los indicadores elegidos por el CIEFCE: mezclan en un mismo número la presión fiscal y la productividad. Es imposible saber si una provincia está más arriba en el ranking porque es más productiva o porque tiene impuestos más altos”, consideraron.

• Ingresos Brutos en la Región Centro

“El trabajo de UNER se centra en el análisis de Ingresos Brutos. Haremos primero el cálculo solo para este impuesto -es decir, cuánto aporta a la presión fiscal este impuesto- y luego otro para todos los impuestos provinciales”, señalaron desde la Fundación para el Desarrollo Entrerriano (Funder) en un informe publicado por Redes de Noticias.

“Ingresos Brutos representó en 2019 un 4,3% del PBG de Entre Ríos; en Córdoba, un 3,9%; en Santa Fe, un 3,3%. Las diferencias parecen chicas, pero en términos relativos el aporte de Ingresos Brutos a la presión fiscal en Entre Ríos fue un 10,5% mayor que en Córdoba y un 31%  que en Santa Fe”, afirmaron desde Funder.

“Los resultados del CIEFCE tienen dos problemas. Por un lado, son dispares: hay una variación considerable en la posición de cada provincia en el ranking. Esa variación es el reflejo de la inconsistencia entre los indicadores. Por el otro, los resultados discrepan con el cálculo correcto de la presión fiscal. Comparadas con la de Entre Ríos, la recaudación de Ingresos Brutos por habitante fue un 39% mayor en Santa Fe y un 30% mayor en Córdoba. Vale aclarar que el informe de UNER utiliza los datos promedio entre 2017 y 2019, pero eso no cambia la conclusión: estos cálculos no reflejan la presión fiscal”, aseguraron.

“Santa Fe y Córdoba también están más arriba que Entre Ríos en el ranking de recaudación de Ingresos Brutos por empresa elaborado por el centro de estudios de UNER. Ambas provincias están, sin embargo, unas posiciones por debajo en la tabla de recaudación por trabajador formal. Por lo tanto, no puede obtenerse una conclusión clara del análisis de estos datos, salvo una: no dicen nada sobre la presión fiscal”, agregaron luego.

“Si se amplía el análisis al resto de los impuestos provinciales, la situación de Entre Ríos empeora. La presión fiscal provincial fue en 2019 del 7% en Entre Ríos, el 5,5% en Córdoba y el 4,3% en Santa Fe. En términos relativos, la presión fiscal de Entre Ríos en 2019 fue un 27% mayor que la de Córdoba y un 62% más alta que la de Santa Fe”, apuntaron.

“Entre Ríos, por lo tanto, tiene una presión fiscal considerablemente más alta que la de sus vecinas. Y eso a pesar de que recibe, en proporción, más fondos nacionales”, sentenciaron.

“Aunque es cierto lo que señala el CIEFCE sobre la dificultad de calcular la presión fiscal en todas las provincias por falta de datos actualizados, esto no justifica el uso de nuevos indicadores, menos aún de unos que no reflejan el fenómeno económico que se quiere estudiar. A veces es mejor un análisis acotado, que permita llegar a conclusiones más robustas y sean un aporte útil al debate público”, consideraron.

“A la hora de trabajar con datos es importante cuidar el rigor metodológico. Un indicador mal construido puede ser una mentira involuntaria”, concluyeron desde el Equipo de análisis económico de la Fundación para el Desarrollo Entrerriano (Funder). (APFDigital)

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.