Las sanciones que le impondrán al remisero que atropelló a un inspector

Se supo que, desde la inhabilitación del carnet de conducir hasta la multa con “el mayor rigor” que la normativa municipal dispone, son algunas de las sanciones que impondrán al remisero. El intendente Bahl repudió el hecho.

Al remisero, que anoche atropelló a un inspector de Tránsito durante un control vehicular, se le retuvo el auto, quedó inhabilitado para prestar servicio, se le retendrá e inhabilitará el registro de conducir y será multado con “el mayor rigor” que la normativa municipal dispone.

Se recordará que tras el episodio registrado en calle Laprida, en su intersección con Buenos Aires, el trabajador del volante fue detenido en la zona de República de Siria y Basualdo.

“A la Policía de la Policía de Entre Ríos le pedimos el secuestro del vehículo, la detención de la persona y la retención del registro de conducir. Se elevarán las actuaciones al Juzgado de Faltas para que se aplique todo lo concerniente a la normativa municipal y se exigirá el mayor rigor”, aseguró a Elonce TV el coordinador del área municipal de Movilidad Urbana, Enrique Ríos. Y argumentó: “Este hecho irracional raya la tentativa contra la vida de un trabajador municipal porque inaprensivamente se lo llevó por delante y cuando constató que la persona estaba sobre el capot, realizó maniobras para que se cayera, sin tener reparo en el perjuicio que podría ocasionarle al trabajador”.

Para Ríos, la actitud del remisero fue “irracional e injustificable”. Y esa línea comunicó que “se elevarán todas las actuaciones para que se proceda en el área administrativa municipal y paralelo a ello, a través de la Justicia, se harán las diligencias concernientes para que se determinen las penalidades que le corresponden al remisero por su accionar”.

Sobre las sanciones al remisero

Consultado al funcionario municipal cuáles son las sanciones que le cabrían al remisero por su accionar, éste detalló: “Se inhabilitará el coche a esta persona que era propietaria del vehículo, se lo inhabilitó para cumplir funciones, se le retuvo el registro y más allá de las multas por evadir el control y atacar a un trabajador municipal, se le retendrá e inhabilitará el registro de conducir”.

Al repudiar la actitud del trabajador del volante, Ríos estimó que “no estaba en sus cabales porque intentaba agravar aún más la situación de la persona que llevaba sobre el capot y ocasionarle un daño quizás mayor”.

El remisero no estaba alcoholizado

Según los datos a los que accedió Elonce, el remisero se presentó espontáneamente en la comisaría primera -por la jurisdicción en la que ocurrió el hecho-, se hicieron los peritajes correspondientes al auto y al hombre se le extrajo sangre para hacer el dosaje de alcohol. Después de los trámites correspondientes, se retiró con el vehículo.

“De acuerdo a lo que manifestaron las autoridades policiales, esta persona no estaba bajo los efectos del consumo de alcohol y manifestó tener toda la documentación correspondiente en relación a la habilitación para conducir un remis, por lo cual, el hecho es incomprensible e injustificable”, explicó Ríos.

Sobre la presencia policial en los controles

“No en todos los operativos se cuenta con presencia policial. El de anoche era un operativo de rutina de los que se diagraman por la mañana, se establecen los puntos fijos y se controla alcoholemia y documentación; y al ser un operativo de transporte se hace sobre los vehículos de transporte de pasajeros”, sostuvo Río e insistió con respecto a que “fue incomprensible el accionar del remisero”. “La situación fue irracional y tuvo consecuencias gravísimas para el trabajador”, remarcó.

En la oportunidad, Ríos bregó para garantizar que no vuelvan a ocurrir este tipo de episodios y penalizar “con el mayor rigor posible” a los conductores que los ocasionan. “Los inspectores son solidarios entre ellos y manifestaron su preocupación; la gravedad del hecho requiere el repudio generalizado”, cerró.

Repudio del intendente

Tras el hecho, el intendente se refirió, en las redes sociales, a la actitud del remisero y expresó su “repudio”. Además, calificó la situación “lamentable e inadmisible”.

“Exigir el cumplimiento de las normas en un marco de respeto y convivencia entre vecinos, es tarea diaria de nuestro municipio, y no debería poner en riesgo la vida de nuestros trabajadores”, remarcó Adán Bahl.

 

En esta nota

Redaccion-Uno

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: