Municipales reclaman por las condiciones de trabajo en los Centros de Salud y exigen ser escuchados por los funcionarios

Los trabajadores comenzaron un quite de colaboración de tres horas por turno. En algunos lugares comienzan a las seis de la mañana, como en la Ex Asistencia Pública y se extiende hasta las nueve. En otros, como en Salud, de siete a diez.

Rapuzzi dijo que quisieron agotar todos los medios a su alcance para llegar a un entendimiento. Pero que lamentaba que, a esta altura del año, tras una pandemia que lleva casi dos años donde los empleados municipales han sido “solidarios con la gestión y con el pueblo”. “Ustedes nos han visto trabajando en diferentes lugares durante la pandemia. No nos quejamos, no pedíamos nada”, indicó.

Pero entienden que el panorama cambió y hoy se está en condiciones de atender esos reclamos. Sin embargo, también observan que los funcionarios “poco les interesa eso”. Rapuzzi dijo que el secretario de Salud, Mauro García, pasó por el lugar, vio lo que sucedía pero no se dignó a parar o a preguntar qué pasaba. Tampoco los convocan para aportar sus ideas para solucionar esos inconvenientes. “Se las saben todas o se las creen saber todas y no solucionan nada”, dijo. “Vamos a pedir al intendente que ponga en vereda a esos funcionarios, que les exija que den soluciones a esos problemas que vinimos planteando a lo largo del año”, indicó.

Rapuzzi indicó que en Salud municipal trabajan 600 personas dispersas por diferentes lugares. Y si bien la situación edilicia en el ex Policlínico es aceptable no sucede lo mismo en otros lugares como los centros de salud. “Hay centros de salud con paredes húmedas, puertas sin la seguridad que se necesita, están expuestos a que rompan una puerta y se lleven un ventilador”, indicó.

“En pleno verano no tener un ventilador; no tener una heladera en salones donde hay chicos que van al Educando en Movimiento, la municipalidad les manda una merienda pero no hay una heladera para que esos chicos puedan tomar un chocolate frío en verano”, sostuvo.

Pero no hubo respuestas a los relevamientos realizados por los trabajadores respecto de las falencias enumeradas. “Lamentablemente no les dan la importancia que se merecen”, indicó.

“Creo que el intendente debería estar en conocimiento. Seguramente por ahí desconoce los problemas que nosotros durante el año venimos planteando a los funcionarios. Pero son ellos los que tienen que exigir al intendente que necesitan solucionar eso”, remarcó.

Además Rapuzzi dijo que les dolía ver como “aprietan a los compañeros monotributistas”. “Les demos la garantía que nos los van a tocar pero lamentablemente tienen esa capacidad para poder presionar. Que esa capacidad la ocupen para solucionar los problemas”, dijo.

“Hoy hacemos responsable pura y exclusivamente a los funcionarios del área. En este caso, a los funcionarios de salud y al secretario de Desarrollo Social (Amadeo Cresto). Esperemos que esto no pase a mañana; que seamos convocados y que nos den una señal de que hay voluntad de solucionar problemas que estamos temiendo”, dijo.

La única respuesta del Ejecutivo fue el pedido de custodia del edificio municipal a la Policía. Había dos móviles de la División Motorizada en la puerta de la repartición por calle Roque Sáenz Peña. Ante la pregunta de si era usual que personal policial esté allí apostado, Rapuzzi respondió que no. “Vinieron porque estamos nosotros. Pero es todo pacifico esto. Mañana sí vamos a traer los bombos”, añadió.

Fuente: Diario Junio

Redaccion-Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: