Exjefe de Policía Federal: “Entre Ríos es zona estratégica para el narcotráfico”

Néstor Roncaglia habló del efecto que puede tener sobre ciudades como Paraná, la lucha contra los narcos en Rosario y Santa Fe. “Es una zona que conocen, una zona de operación, de inversión”, dijo. 
El entrerriano Néstor Roncaglia, analizó la problemática de la comercialización de drogas en la provincia, a la que consideró como lugar estratégico para la actividad.
El exjefe de la Policía Federal durante la gestión de Patricia Bullrich frente al Ministerio de Seguridad de la Nación, consideró importantes al respecto la falta de investigaciones que desbaraten grandes organizaciones, así como la naturalización del narcomenudeo en los barrios tomados por los narcos.

“Hará dos o tres meses la Aduana de Gualeguaychú detectan casi 270 kilos de cocaína, que ni siquiera estaban escondidos, burdamente tirados. Entonces ¿qué tengo que pensar cuando pasa eso? ¿Qué está aceitada la salida? ¿Y ese día no tenía que estar el que controló?”, se preguntó el ex jefe de la Policía Federal.

A continuación, un resumen de la entrevista que brindó en el programa Cuestión de Fondo:

¿Qué cosas advierte hoy como más preocupantes?
-Lo más preocupante es que no veo grandes organizaciones desarticuladas, identificadas y detenidas. Porque entiendo que no es solamente secuestrar grandes cargamentos, sino identificar y detener a todos los actores, porque si no estas estructuras que son perversas empresas criminales económicas siguen vigentes. Si les secuestrás un cargamento no pasa nada, no es pérdida de mucha plata, es mucha plata cuando llega a destino, pero en los centros de producción el valor es ínfimo. Lo que no veo o al menos no se publicita, que se hayan detenido a grandes organizaciones o grandes actores. Y el narcotráfico es un flagelo global, tiene ramificaciones globales. Por ejemplo, el último gran trabajo que hicimos fue “bobinas blancas”, en Bahía Blanca y en Mendoza, la organización mexicana operando en Buenos Aires, no en Capital Federal, sino a 600 kilómetros al sur del gran centro urbano. Y esa fue una organización internacional, con actores argentinos, mexicanos, colombianos, traficando drogas, y un método impresionante, una obra de arte. Esas son grandes organizaciones. Está bien, me pueden decir “ese cargamento salía, iba a Valencia y a Canadá”. ¿Pero Argentina cómo quedaba frente al mundo o a la Unión Europea, por ejemplo? El país exportador de drogas.

-Uno ve que Rosario sigue siendo el foco de atención, como que lo peor del narcotráfico está en Rosario. Uno se pregunta ¿qué diferencia hay con los lugares de Buenos Aires?

-Ninguno. Por ejemplo, en el Partido de San Martín, lo he visto personalmente, hemos trabajado mucho en Rosario, Santa Fe, la ola de los búnkeres que aparecieron en Rosario, también lo hemos visto en San Martín, en La Matanza, igualitos, los soldaditos con armas, en la Villa 9 de Julio, en distintas villas del Partido de San Martín, y los búnkeres eran iguales, casillas abandonadas donde a los pibes menores los encerraban y a través de la ventanita se hacía el pasamanos de las drogas. Me llama la atención la inacción en ese sentido, hay procedimientos, se trabaja, pero quizás a lo mejor nosotros eran más habituales los procedimientos y la gente se acostumbraba a vernos en acción. Quizás ahora se hace y no lo muestran, pero hay que mostrarlo porque la sociedad me paga y yo estoy mostrando que trabajo para la sociedad. Ahora, si yo hago algo y no lo muestro, a lo mejor la sociedad piensa que no estoy haciendo nada. Entonces, sé que se está trabajando, pero creo que no en la intensidad que se hacía antes o en la que me gusta a mí.

-¿Cuánto le preocupa la realidad de la provincia de Entre Ríos? Porque está pegado a Buenos Aires, a Rosario ¿cuánto ha crecido a su entender el narcotráfico?

-Ahora se escucha el “efecto cucaracha en el narcotráfico”, cuando operás en un territorio, saturás de fuerzas federales o provinciales, las organizaciones se trasladan a otro lugar. Cuando fumigás en un sector de la cocina tienden a sobrevivir y se van a escapar de ese ataque. En el tema de drogas pasa exactamente lo mismo y en el mundo se conoce como `efecto cucaracha´. Acá, por ejemplo, si presionás en Rosario, se van a trasladar a Santa Fe. Presionás en Santa Fe, se van a trasladar a Paraná. Es una zona que conocen, una zona de operación, de inversión. Yo siempre dije que Entre Ríos es una zona estratégica, tenés río, la gran vía de los 3.000 kilómetros del Paraná, que cinco o seis países, tenés la bajada de Bolivia, la bajada de Paraguay, es lo ideal para el narcotráfico, tenés el río Uruguay y el límite con Uruguay, que es una salida de drogas. Hará dos o tres meses la Aduana de Gualeguaychú detectan casi 270 kilos de cocaína, que ni siquiera estaban escondidos, burdamente tirados. Entonces ¿qué tengo que pensar cuando pasa eso? ¿Qué está aceitada la salida? ¿Y ese día no tenía que estar el que controló? Porque siempre hay un enmascaramiento de las drogas, no es que vas así burdamente. Cuando lo llevan tipo paquete saben que tienen una cobertura, una credencial o que van a pasar por un lugar.

-A su entender ¿se está trabajando bien? Porque uno ve que el mayor crecimiento de la droga y el narcotráfico va por vía fluvial.

-Los grandes cargamentos, es obvio, van en contenedores, lo que se conoce como el gancho ciego, muchas veces son una exportación legal, donde en algún momento un empleado infiel de una Aduana o del control aduanero, cortan ese precinto, colocan los bolsones sin saber el exportador legal que utilizan ese contenedor y le colocan tres bolsos, que son 150 kilos de cocaína, que acá es plata, hoy está entre 5 y 7 mil dólares el kilo, pero en Europa está 40 mil euros. Entonces eso ocurre y va por contenedores. El tema de aviación, lo que era un clásico, hace un par de años que no veo un procedimiento fuerte, más allá de lo que se hizo con esta exportación de unos rusos que iban a llevar a Rusia, pero antes eran comunes las mulas. No sé si el control hace que no pasen o ante la falta de controles no pasan. Porque las mulas es un clásico eterno de drogas hacia Europa, y no llevan grandes cargamentos. Pero los grandes cargamentos van por rutas, pero el transporte fluvial es superior, si no hay una sospecha, para que un juez ordene la apertura o el control de un barco, es complejo, pero ha pasado. En la gestión anterior, hubo un control de prefectura, una denuncia y secuestraron 12 toneladas de marihuana saliendo por el Río de la Plata y pasó por todo el Paraná. Fuente: (Analisis

Redaccion-Uno

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: