Por los humedales: kayakistas entregaron su reclamo ambiental en el Congreso

Integrantes de la Multisectorial por la Ley de Humedales finalizaron la travesía de una semana a remo por el río Paraná. Por la tarde, hicieron oír su enfático pedido para que se acelere el tratamiento del proyecto.
Luego de una travesía extenuante, que incluyó más de 300 kilómetros en kayak por el río Paraná, los ambientalistas reclamaron ayer por la ley de humedales frente al Congreso. En una jornada agitada en Buenos Aires por la cantidad de movilizaciones, la Multisectorial hizo oír su enfático pedido para que se acelere el tratamiento de ese proyecto, trabado desde hace varios meses y que permitiría proteger miles de hectáreas de todo el país.

Ese agotador periplo comenzó una semana atrás cuando los miembros de esta organización se lanzaron al río desde la Rambla Catalunya y remaron un promedio de entre 40 y 50 kilómetros por día hasta llegar a Buenos Aires. Fue una caravana que debió superar la complejidad del desafío, las exigencias del extenso trayecto y las dificultades que sumó el clima de invierno.

En cada jornada, los ambientalistas se apoyaban en los gestos de aliento que recibieron a lo largo del recorrido. En cada pueblo, en cada punto de descanso, eran felicitados por numerosos grupos de personas que adherían a esta protesta ambientalista. Ese fue un combustible espiritual que los ayudó a cumplir la consigna del reclamo.

Asimismo, el recorrido le permitió, otra vez, comprobar la contaminación y los riesgos ambientales que envuelven el río Paraná. Ver de cerca la cantidad de desechos que se vierten en esas aguas les generó una enorme angustia y preocupación que también trasladaron al reclamo.

La marcha

Alrededor de las 16 de ayer, la marcha de los integrantes de la Multisectorial por la Ley de Humedales arrancó desde la histórica plaza de Mayo, se desarrolló por avenida Rivadavia y, pasadas las 18, ya con la caída del sol como telón de acompañamiento, llegó a las puertas del Congreso Nacional.

Detrás de una enorme bandera que rezaba “Ley de humedales ya” se encolumnó la manifestación. Con carteles de colores, remeras y mensajes alusivos a esta cruzada, la caravana tomó forma y se hizo sentir con algunos de sus típicos cánticos.

Al arribar al Congreso, los kayakistas entregaron una carta conjunta en la que más de 400 organizaciones de todo el país expresan su voluntad de unirse al reclamo. Y con ese envío, solicitaron un inmediato plenario de comisiones para que el proyecto de ley sea aprobado antes de que finalice el presente año legislativo.

En el acto hubo testimonios de referentes de organizaciones ambientalistas de distintos puntos del país, a los que se unieron intervenciones artísticas y el cierre se dio con la lectura de un documento, ya con la noche como señal de reconocimiento y descanso a una travesía que comenzó una semana antes y que exige ser escuchada por quienes toman las decisiones en el ámbito legislativo nacional.

“La ley de humedales sería una herramienta muy importante para el cuidado de esos espacios, de esos territorios, donde se encuentra la mayor cantidad de agua dulce que usamos para beber y es vital para cualquier actividad humana. Sería una herramienta esencial de regulación”, remarcó Sebastián Martínez, integrante de la Multisectorial.

“Esta situación tiene que visibilizarse y esta ley tiene que entrar en la agenda. Hacen falta una discusión urgente y decisiones inmediatas. El proyecto de ley debe ser tratado de manera urgente, en un plenario de las tres comisiones restantes, para que así pueda luego debatirse en el recinto”, resaltó Martínez.

Así, una Buenos Aires aturdida y colapsada por las movilizaciones, igual le hizo lugar a la protesta ambientalista. Y ese eco de protesta se quedó retumbando frente al Congreso, exigiendo respuestas.

Redaccion-Uno

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: