Gerardo Martínez: “Se viene una CGT con jefatura colegiada y 50% de mujeres”

La CGT reanudará hoy su vida interna con una reunión que debatirá la renovación de autoridades pautada, por ahora, para octubre, que promete reeditar “una conducción colegiada” y con la novedad de “la participación igualitaria de las mujeres en el Consejo Directivo”, adelantó Gerardo Martínez.

El anticipo del dirigente, uno de los principales animadores de la “mesa chica” de la central, está destinado a leerse como invitación a Hugo Moyano para reincorporar a su sector a la estructura de la organización.

“No veo ninguna posibilidad de que haya un solo secretario general. Tenemos que hacer la unidad más amplia posible y agotar las instancias para estar todos, y no estamos en condiciones de marginar a ningún compañero”, recalcó el secretario de Relaciones Internacionales de la CGT y número uno del gremio de trabajadores de la construcción (Uocra). De paso, blanqueó que apoyará para esa eventual jefatura colegiada la continuidad de Héctor Daer (Sanidad) como una de sus patas: “es un dirigente muy valioso y yo lo apoyo para que siga”.

La reunión de hoy en la sede de Azopardo 802 será el primer paso de una serie de actos protocolares que deberían desembocar en un Congreso de renovación de autoridades previsto por ahora para el 20 de octubre, aunque en algunos sectores de la central ponen en duda esa chance. No es el caso de Gerardo Martínez, quien en la charla con Ámbito Financiero ratificó que “hay voluntad política para llevar a cabo el congreso en los últimos días de octubre”.

El Consejo Directivo de la CGT tiene su mandato vencido desde el 22 de agosto de 2021, incluidos los de los cosecretarios generales Daer y Carlos Acuña. El Ministerio de Trabajo prorrogó sus gestiones por efecto de la pandemia pero desde septiembre comenzarán a correr nuevamente los plazos para los vencimientos de autoridades en todas las organizaciones sindicales. Esa decisión oficial precipitó las negociaciones entre sectores de la central para sondear una futura conducción con la mayor cantidad de sectores internos integrados.

Semanas atrás la “mesa chica” recibió en UPCN (estatales) a varios sindicatos de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT) entre los que se destacaron los Camioneros y otros alineados con Moyano. Fue la primera exploración, como reveló este diario, para la vuelta del presidente de Independiente a la central obrera con el armado de una conducción compartida como la que en 2004 tuvo a Moyano como protagonista junto a Susana Rueda (Sanidad, en representación de los “gordos” de los grandes gremios de servicios) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias y referente de los “independientes” de buena relación con todos los gobiernos).

Además de la nueva jefatura, una discusión con final abierto, la reunión de hoy debatirá sobre una eventual reforma estatutaria de la CGT destinada a abrir la estructura de modo tal de facilitar el ingreso de mujeres a la conducción. “Venimos hablando la posibilidad de que por cada cargo en el Consejo Directivo que se le asigna a un sindicato, se nombre a un compañero y a una compañera para que lo ocupen en igualdad de condiciones, con excepción de la Secretaría de Finanzas por una cuestión de firma. No podemos seguir con una mentalidad retrógrada negándole a la mujer el lugar que tiene que tener y que ya se consagra en todos los foros internacionales”, amplió Martínez a Ámbito.

La propuesta del dirigente fue consensuada con otros integrantes de la “mesa chica” de la CGT y está en sintonía con el pedido de Alberto Fernández a la actividad pero guarda resistencias en algunos gremialistas cuyas organizaciones permanecen impermeables al acceso de las mujeres a cargos directivos. La idea es que para cada una de las 35 sillas del Consejo Directivo (25 secretarías y 10 vocalías) los gremios llamados a ocuparlas nombren a una mujer y a un hombre en igualdad de condiciones para ejercitar el voto y las funciones que les competen. “No es un capricho unilateral, es un dato de la realidad para estar en el marco de lal ey y mostrar un avance de la CGT, tal como hicieron otras centrales sindicales”, destacó el gremialista de la construcción.

Otra novedad que representará un cambio de paradigma para la CGT será la posible inclusión de los movimientos sociales en su seno. “Estamos pensando en incorporar a organizaciones como ‘Los Cayetanos’ (los grupos sociales kirchneristas que serían integrantes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, UTEP) en un observatorio de políticas sociales con voz pero sin voto”, anticipó. La distinción parte de la base de que “los movimientos sociales no son organizaciones confederadas de la CGT pero no podemos soslayar su importancia estratégica para convertir los planes en empleo”.

El encuentro del Consejo Directivo, presencial y de vuelta en Azopardo como no sucedía desde antes de la pandemia, abordará también la coyuntura política. En particular, el nulo resultado para la CGT en el reparto de candidaturas del Frente de Todos, así como los eventuales efectos de la crisis política derivada de la foto del cumpleaños de Fabiola Yáñez en la quinta de Olivos. Sobre el primer ítem Martínez admitió que “era previsible” que el oficialismo ignorase a la central: “no habíamos pedido nada”, matizó. En cuanto a la foto, Martínez reconoció que “fue una torpeza inexplicable” aunque descartó una condena mayor de parte de los sindicatos. “Ya se explicó todo”, dijo.

Redaccion-Uno

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: