Vidal y Rodríguez Larreta impulsan una apertura de Juntos por el Cambio
26/09/2020

En plena pandemia

Vidal y Rodríguez Larreta impulsan una apertura de Juntos por el Cambio

En el día de la primavera cinco intendentes de Juntos por el Cambio y un ex ministro bonaerense se sentaron alrededor de una mesa, en el Club Indios de San Miguel, para volver a trabajar juntos, como había sucedido en los últimos cuatro años. Dos de ellos habían puesto en pausa la rosca política después de la derrota electoral. La pandemia hizo que esa interrupción fuera más duradera de lo que estimaban. Perder en las urnas obliga a realizarse preguntas que la adrenalina del poder deja a un lado. Y, a la vez, implica tomar distancia de los socios para evaluar si hay margen para volver a formar parte de un mismo equipo.


Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Julio Garro (La Plata) sumaron dos sillas a su mesa para el ex ministro de gobierno bonaerense Joaquín De la Torre y su ahijado político e intendente de San Miguel, Jaime Méndez. Socios conocidos que habían estado alejados de ese núcleo de intendentes. Los últimos dos son peronistas, una característica clave para el armado político opositor del futuro inmediato, donde el objetivo es renovarse y ampliarse.

La provincia de Buenos Aires es la base de apoyo de la renovación partidaria. Desde allí María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta apuestan a correr los márgenes del armado. La idea que da vueltas por las diferentes venas del espacio político es cambiar el nombre de la coalición cuando se tengan que definir los frentes electorales del próximo año. Esa modificación terminará con el sello de Juntos por el Cambio -una versión actualizada de Cambiemos- y le dará vida a un nuevo nombre que cobije a otros dirigentes, a nuevos liderazgos y a figuras conocidas pero que hasta 2019 no tenían tanto peso en la alianza.

La mesa de los intendentes del PRO viene funcionando desde hace tiempo y está cada vez más aceitada. Tiene el respaldo absoluto de Vidal, que quiere que los jefes comunales jueguen y les den volumen a sus figuras dentro del espacio. Es una forma de engrosar el peso territorial en la provincia donde está instalada su jefatura política. Ningún intendente desafía su lugar. Ni siquiera Jorge Macri, al que sus colegas ven como uno de los nombres influyentes en el armado electoral de 2021.

Los intendentes quieren fortalecerse de cara al año electoral para tener poder de decisión en la conformación de los distritos y las secciones, y que no les impongan los candidatos a dedo. Entienden que la horizontalidad en la toma de decisiones, generada por la derrota y el pase de la coalición a la vereda opositora, les da la posibilidad de que su palabra tenga mayor sustento. Además, la movida de reuniones y fotos fue una reacción rápida frente al rumor de que Diego Santilli podría competir el próximo año en territorio bonaerense impulsado por Rodríguez Larreta. Cada uno cuida su trinchera y no quiere perder ni un metro de poder.


En la misma sección

Comentarios