Se acrecienta la discriminación racial en Brasil
28/11/2017

En el área política, los brasileños de color también tienen poca influencia

Se acrecienta la discriminación racial en Brasil

Brasil tiene cada vez más gente de piel oscura, según los resultados de la última Encuesta Nacional por Muestra de Viviendas del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), que ya apuntaba esta tendencia desde hacía algunos años.


De los 205,5 millones de brasileños estimados hoy, 8,2% se identificaron como negros y 46,7% como pardos, un crecimiento del 6,9% y del 2% respectivamente en comparación con los datos de dos años atrás. No obstante las personas de color representen hoy al 54,9% de la población, el país continúa con serios problemas arraigados de discriminación económica, política y social.

Los números de la marginación resultante son elocuentes y duros.

De los 12,9 millones de brasileños desempleados hasta el tercer trimestre de este año, 8,5 millones tienen la piel negra o parda, es decir, un 63,7% del total. Y aunque los brasileños de color suman el 53% de la población económicamente activa, ocupan apenas el 6% de los puestos gerenciales y el 5% de los cargos de director o presidente, de acuerdo a un sondeo realizado entre las 500 mayores empresas del país. La injusticia se traslada a la remuneración salarial: según el IBGE, los trabajadores negros y pardos reciben un 45% menos de salario que sus colegas blancos.

En el área política, los brasileños de color también tienen poca influencia. De los 513 diputados, 103 se declaran negros o pardos (20%), y entre los 81 senadores sólo hay cinco que de identifican como pardos y dos como negros. En tanto, apenas seis de los 27 gobernadores son pardos.

En cambio, sí están sobre-representados en las cárceles, donde el 61,6% de los reclusos son negros o pardos, según datos del Levantamiento Nacional de Informaciones Penitenciarias. Y de acuerdo al más reciente informe del Foro Brasileño de Seguridad Pública, el 71% de las víctimas de homicidios son negras o pardas, la mayoría de ellas jóvenes.

Gracias a la implementación de cuotas raciales en las universidades, se ha logrado duplicar el número de estudiantes negros y pardos en la última década; sin embargo, todavía son pocos: sólo 12,8%.

Según explicó la gerenta de la Encuesta Nacional por Muestra de Viviendas del IBGE, María Lucía Vieira, el aumento de brasileños negros y pardos en la población no se debe a un alza en la fecundidad entre esos grupos sino a que cada vez más gente se identifica como tal. Es decir, a medida que la cultura y el movimiento por los derechos de los afro-brasileños ganó más espacio en la sociedad, hay más orgullo en aceptarse como una persona de color.

"Ese número mayor de negros y pardos declarados deviene del mestizaje natural de la población y del mayor acceso a la información, que lleva a las personas a identificarse con un color o una raza diferente de la que se identificaban antes", señaló Vieira.

El auto-reconocimiento lleva así a un mayor empoderamiento de los negros y pardos y, con la ayuda de acciones afirmativas -como las cuotas universitarias- en otros ámbitos, se podrá mejorar la situación y asegurar que todos los brasileños tengan las mismas oportunidades de desarrollo.

En la misma sección

Comentarios


gif entre rios

La tribu del Sur

Salto Grande A

Lo de Lolo Pizzería

Logo Muni