Montiel también amenazó con la República de Entre Ríos
03/07/2020

Historia y política

Montiel también amenazó con la República de Entre Ríos

El caudillo radical, un eterno desafiante del gobierno central, insinuó poner a la provincia por fuera del esquema nacional. Un breve repaso del contexto en que se dieron los hechos.


El presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Alfredo Cornejo, abrió un debate en torno a un supuesto independentismo. Quiere fundar la República de Mendoza, provincia que no gobierna, aunque sí lo hace su partido con Rodolfo Suárez.

Los diarios porteños se entusiasmaron con el tema y empezaron a publicar informes sobre las provincias que estarían en condiciones de independizarse. Por su puesto que allí aparece la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el distrito de mayor ingreso per cápita. Donde radican (y tributan) las principales casas matrices, el epicentro de la pandemia del Covid -19 y el principal centro de distribución del virus hacia el interior del país.

En esta provincia surgió esa idea luego de 1821, cuando el renombrado por estos tiempos a propósito de los 200 años de su muerte, Francisco Ramírez, proclamó en septiembre de 1820 la República de Entre Ríos, que contenía también a las actuales Misiones y Corrientes. La experiencia duró hasta que fue derrotado y muerto en julio de 1821.

Esa idea, obviamente en otro contexto y mucho más acá, la planteó Sergio Montiel. Fue en el 2001. La expresó en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, en plena guerra con el gobierno nacional y sumergido en la profunda crisis.

En esos tiempos, los matutinos porteños, por caso Ámbito, publicaban informes de la consultora Economía y Regiones, que dirigía Rogelio Frigerio, en los que se hacía hincapié en el enorme “gasto en personal” como dato “de mayor importancia” en la crisis. Era la narrativa que serviría de plataforma para el último salvataje del Fondo Monetario Internacional.

Los registros de los gobiernos de Montiel son difíciles de rastrear en Internet porque aún en los inicios del siglo en la comarca no era habitual el mundo de la web.

La historia, de todos modos, está en los libros y en la política misma.

Montiel fue el gobernador que más enfrentó al gobierno nacional estando en el sillón de Urquiza. Y no lo hizo con un poder central de otro color político, sino con el suyo. No hay en la historia reciente post dictadura un mandatario que haya discutido tanto con la Casa Rosada como lo hizo el caudillo radical. En su primer mandato se enfrentó a Juan Vital Sourrouille por el Plan Austral durante el gobierno de Raúl Alfonsín; luego se puso enfrente de Ricardo Machinea por la política bancaria. La llegada del abanderado del neoliberalismo y estrella del menemismo, Domingo Cavallo, sobre el final del gobierno de la Alianza, puso nuevamente a Montiel en la otra vereda. Lo recibió echándole la culpa de todas las crisis que padecían las provincias por sus políticas en los '90.

El Banco de Entre Ríos, ya privatizado en gobierno peronista, encontró a Montiel con la idea de que sea un organismo estatal el que maneje las cuentas de los entrerrianos. Decidió que el agente financiero lo ejerza el Banco Nación. Cualquier similitud con la realidad no es ninguna casualidad.

Las crónicas porteñas del fatídico 2001 contaban que dos gobernadores le producían un verdadero dolor de cabezas al superministro cuando recibía a los mandatario. Eran Néstor Kirchner y Montiel. Julio Jaime, entonces secretario de la Producción, una vez le contó a este cronista las rabietas del entrerriano cuando participaba de las mismas, al punto tal que dejó de ir.

Hubo etapas de vacas gordas en la democracia. Montiel no tuvo la suerte de gobernar en ninguna de ellas. Le cuestionaron estatizaciones polémicas, como el Tango 04 o el ex Hotel Mayorazgo, pero si hay algo que no figura en sus páginas oscuras es la entrega del patrimonio de los entrerrianos.

Fuente: Página Política

En la misma sección

Comentarios

defensa del consumidor

Salto Grande A

Logo Muni