EL PLAN ESTA FUNCIONANDO A LA PERFECCIÓN
12/04/2019

Hay equipo

EL PLAN ESTA FUNCIONANDO A LA PERFECCIÓN

Dos profesionales de las ciencias económicas dan su punto de vista sobre la situación economica actual y los dichos de Lagarde



Christine Lagarde, Directora del FMI, declaró ayer en Washington que el programa económico argentino "está funcionando", recomendando (o tal vez implorando) a los candidatos presidenciables que en caso de ganar las próximas elecciones, continúen con esas políticas económicas.
Esta afirmación nos permite recorrer un camino inverso para descubrir los verdaderos objetivos de las políticas neoliberales en marcha: si la directora del FMI afirma que el plan económico está funcionando, eso quiere decir que las variables de la economía están mostrando los resultados que el gobierno nacional en coordinación con el organismo multilateral de crédito han buscado.
Revisando las principales variables de nuestra economía podremos desenmascarar aquellos objetivos que ambos actores persiguen, y en muchos casos deliberadamente omiten confesar ante el electorado.
Tomemos algunos indicadores:
• Empleo: 9,1 % de desocupados y 12% de sub-ocupados. 1 de 4 argentinos tiene problemas de empleo.
• Pobreza: alcanzó el 32% a nivel país. 1 de cada 3 argentinos es pobre.
• Sistema financiero: cerró el año 2018 con una rentabilidad de 172.106 millones de pesos, un alza de 121% respecto a los 77.709 millones de 2017. Las claves de ese “éxito” fueron los usurarios intereses ganados con las Lebacs y Leliqs, y la corrida cambiaria del dólar que ronda los $45.
• Industria nacional: el índice de la industria, que elabora el propio INDEC, muestra una caída de 14,8% comparando diciembre 2018 con diciembre 2017. Desde que asumió el gobierno de Cambiemos, en diciembre de 2015, y hasta finales de 2018 según datos de AFIP cerraron sus puertas 2871 fábricas. Este proceso se aceleró dramáticamente en 2018, con casi 7.000 empresas cerradas, de las cuales 1328 son industrias. Se suman a las 822 que cerraron sus puertas en 2017 y las 721 que lo hicieron en 2016. Esto provoca una fuerte destrucción de empleo industrial: Los empleos industriales representan el 9,5% de toda la actividad económica, mientras que antes eran un 11%. Y a esto debemos sumarle que, según datos oficiales del propio INDEC, las industrias que siguen funcionando lo hacen a media máquina, con un 43% de capacidad ociosa. Los sectores más castigados son las automotrices, las textiles y las metalmecánicas, con suspensiones y reducción de jornada de miles de empleados, y dificultades para competir ante una apertura indiscriminada de importaciones.
• Inversión en Educación: según un informe de la CIPPEC, entre 2016 y 2019 la inversión en educación (en términos reales) ha experimentado una caída que llegará al 19%. Por primera vez en más de una década se incumplió la ley de financiamiento educativo, que exige que la inversión en este rubro sea del 6% del PBI.
• Salarios vs. Inflación y dólar: Entre diciembre 2015 y marzo 2019, los salarios perdieron un 30% de poder adquisitivo. Un salario inicial de empleado de comercio era de 820 dólares, y hoy se ubica en 629 dólares. El Salario Mínimo Vital y Móvil descendió de U$S 420 a U$S 284 (una caída del 48%). Recordemos la frase de un economista oficial que decía “le hicieron creer a los empleados medios que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas y viajar al exterior”.
Podríamos continuar, detallando el comportamiento de las tarifas de los servicios esenciales, la quita de subsidios, el precio de los combustibles, la carga impositiva para los trabajadores, la fuga de capitales, el stock de Leliqs a tasas astronómicas, la desaparición del PROCREAR, el desplome del crédito para las PyMES, la licuación de las jubilaciones, entre otras.
El modelo actual claramente privilegia la especulación por sobre la producción, la ganancia de los grandes empresas por sobre el salario de la clase media y trabajadora, la generación de un ajuste que permita pagar los intereses de la deuda por sobre la atención de los deberes indelegables del estado, como la educación, la salud, la vivienda.
Probablemente esta frase de Christine Lagarde sea una de las pocas veces que podamos escuchar una confesión tan descarnada respecto al plan económico en marcha. Jaime Durán Barba, principal asesor en materia comunicacional de Cambiemos, entrena a los candidatos de ese espacio para que omitan hablar de las medidas que llevarán a cabo, utilizando consignas vacías de contenido, casi frases de autoayuda. A la próxima reunión debería invitar a la Directora del FMI, para que no se salga del libreto.

Cr. Martín Santana
Cr. Sebastian Loggio

En la misma sección

Comentarios