Conflicto de poderes en Puerto Yeruá
04/07/2020

Efecto pandemia

Conflicto de poderes en Puerto Yeruá

En una fugaz y breve sesión del Concejo Deliberante convocada para este jueves, 2 de julio, en forma extraordinaria y como único Orden del Día, los ediles de Puerto Yeruá se aumentaron sus dietas que estaban en los $21.000 pesos a $35.000, en un “supuesto acuerdo” con Contaduría de la Municipalidad, según consta en el Acta. El Intendente, Daniel Benítez vetó la Ordenanza, mediante Decreto N°83/2020, que generó malestar con los concejales, quienes en voz baja le recriminaron su sueldo de 130.000 pesos por mes.


Un gran revuelo causó durante esta semana algunas decisiones tomadas por el Intendente Daniel Benítez, que dejó sin efecto “por un tiempo” al menos tres áreas del Estado Municipal. Entre ellas la de Turismo, Cultura y Producción, al no renovarle los contratos a Micaela Penco y Alfonso Maschio que estaban a cargo de las mismas, justificando las bajas debido a la emergencia sanitaria que se vive.

Por su parte, desde el poder legislativo, el Viceintendente y Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Rubén Segovia le puso más nafta al fuego tratando en una fugaz y breve sesión del Concejo Deliberante convocada este jueves, 2 de julio, en forma extraordinaria y como único Orden del Día, la de aumentar las dietas de los concejales de los $21.000 pesos a $35.000, en un “supuesto acuerdo” con Contaduría de la Municipalidad, según consta en el Acta.

El capitán “Veto”

Este viernes y como respuesta a sus concejales, a través del Decreto N°83/2020, el presidente municipal de Puerto Yerúa, Daniel Benítez, oficializó el Veto a la Ordenanza aprobada el día anterior, donde se establecía el aumento de las dietas que perciben los ediles locales.

Entre los fundamentos expresados en el Decreto se establece la emergencia dictada por el propio Concejo Deliberante este año en el marco de la pandemia, “la cual implicó una erogación extraordinaria a los fines de políticas sanitarias y de contención social, las cuales aún no se sabe con certeza cuando cesarán”.

A su vez se destacó que ante el “panorama complejo, incierto y excepcional de emergencia, se dispuso un conjunto de medidas a fin de optimizar el gasto público, preservando la salud de los vecinos, como de los trabajadores municipales, y al mismo tiempo atender la acuciante situación social que conlleva esta crisis”.

Benítez también señaló que “se han dispuesto la reducción del gasto público, disminuyendo la cantidad de funcionarios, reduciendo honorarios profesionales, suspendiendo transitoriamente aumentos”. Más allá que tenga en su planta a una secretaria de Acción Social, como Liliana Sgüerzo que gana casi 100.000 pesos, más un agrimensor de apellido Carrazoni, que se lo ve poco por su lugar de trabajo y gana una suma mensual de 72.000 pesos.

En un párrafo aparte, Benítez destacó que se respeta y brega por la autonomía de los órganos de gobierno locales, como es el este caso del Honorable Concejo Deliberante, pero resaltó que la actual gestión, desde que asumió no aumentó haberes de ningún tipo, sino por el contrario se buscó mantener el equilibrio fiscal, reduciendo el gasto público sin afectar la debida prestación de servicios.

 Claro está de que habla del gasto público de los demás y no del propio, ya que como Intendente, Daniel Benítez tiene un ingreso del 500% más que sus concejales.

 


En la misma sección

Comentarios

defensa del consumidor

Salto Grande A

Logo Muni