Chile: Investigan por abuso sexual a más de 150 miembros de la Iglesia católica
27/07/2018

Centenares de vícitmas

Chile: Investigan por abuso sexual a más de 150 miembros de la Iglesia católica

Lo reveló un informe del organismo e incluye a obispos, sacerdotes y laicos. De las 266 víctimas, 178 son niños y adolescentes. "La cifra nos estremece", dijo el Episcopado. 


Un informe de la Fiscalía Nacional de Chile revela que el escándalo de los abusos sexuales en la Iglesia Católica de ese país tiene una dimensión mucho más voluminosa de lo que se creía. Actualmente las autoridades judiciales investigan a 158 personas involucradas en casos aberrantes, entre ellas obispos, sacerdotes y laicos vinculados a distintas diócesis.

La investigación hace referencia a 144 causas abiertas, sobre hechos ocurridos desde 1960 a la fecha, según los datos divulgados por el fiscal Luis Torres. Las víctimas de estos abusadores son 266 en total, de las cuales 178 son niños, niñas y adolescentes. "En su gran mayoría los hechos denunciados corresponden a delitos sexuales cometidos por sacerdotes, párrocos o personas vinculadas a establecimientos educacionales", dice el informe.

La cúpula católica chilena sintió el impacto de este abrumador informe. "Estamos ante la expresión en cifras de una realidad que así como avergüenza al Papa también nos avergüenza a nosotros", dijo el vocero de la Conferencia Episcopal chilena, Jaime Coiro. "Esta cifra de víctima nos estremece", agregó.

La Fiscalía explicó que fueron incluidos en la investigación todos quienes formaban parte del clero al momento de la comisión de los delitos, entre ellos obispos, sacerdotes y diáconos, así como "personas pertenecientes a la vida consagrada", es decir, "hermanos, monjes, frailes y religiosos". Se incluye, además, a "personas laicas que ejercían alguna función en el ámbito eclesial", como los coordinadores de las áreas pastorales de colegios católicos.

De los investigados, 74 no pertenecen a ninguna congregación religiosa definida, pero un grupo importante -65- son miembros de los salesianos y maristas. La investigación identifica también a 10 laicos.

El informe detalla que ya hubo 23 sentencias condenatorias, 1 absolución, 4 casos por suspensión condicional del procedimiento, 7 por sobreseimiento definitivo y 43 archivados de forma provisional por no existir antecedentes suficientes.

De acuerdo a la Fiscalía, "todas las regiones de Chile reportaron al menos un caso" de abuso sexual, concentrándose "la mayor cantidad en las regiones con mayor población", entre ellas Metropolitana, Biobío y Valparaíso".

La investigación de la Fiscalía avanzó gracias a las denuncias de las Fiscalías regionales, pero también por organizaciones sin fines de lucro e información entregada a través de comunicados de prensa de las distintas diócesis del país.

La Fiscalía chilena anticipó que solicitará antecedentes al Vaticano referidas a los procesos canónicos de una decena de personas investigadas por distintos abusos registrados en Valparaíso, La Araucanía y la región metropolitana de Santiago.

"Cabe señalar que se han realizado coordinaciones con la Cancillería y la Nunciatura por estos requerimientos, de manera de asegurar, dentro de lo posible, un resultado eficaz y favorable, además de explorarse otras vías de cooperación a futuro", precisó Torres.

Los repetidos abusos sexuales conmocionan desde hace años a la Iglesia católica chilena. Sin embargo, el caso del obispo Juan Barros, a quien el papa Francisco nombró en el cargo y defendió hasta último momento, fue el que desencadenó la mayor crisis de la curia del país trasandino.

El nombramiento de Barros en 2015 en la diócesis de Osorno provocó un escándalo y dividió a la comunidad del sur del país por tratarse de uno de los cuatro obispos que protegieron al párroco Fernando Karadima, acusado de múltiples casos de pedofilia. Frente a la polémica, el Papa envió a dos investigadores a Chile, el arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote catalán Jordi Bertomeu.

En 10 días, ambos palparon la profundidad de la crisis eclesial que dejaron escrita en un voluminoso informe de más de 2.300 páginas, donde registraron 65 testimonios de abusos cometidos por representantes de la Iglesia.

Con ese expediente en las manos, Jorge Bergoglio citó a todo el episcopado chileno a Roma y les solicitó sus renuncias. A principios del mes pasado se concretaron las primeras cinco dimisiones, entre ellas la de Barros.

Sin embargo, día a día van apareciendo nuevos hechos. El último fue el de Oscar Muñoz, ex canciller del arzobispado de Santiago, que causó un enorme revuelo. Muñoz fue detenido por los Carabineros a pedido de la Fiscalía, quien lo investiga en relación a cinco casos de abusos sexuales contra menores. El diplomático del Vaticano se encuentra en prisión preventiva.


En la misma sección

Comentarios


Gobierno EntreRios

La tribu del Sur

Salto Grande A

Logo Muni

Lo de Lolo Pizzería